¿Se paga el Talento?

Creo que todos somos conscientes de la especial importancia que tiene la política retributiva para que florezca el talento dentro de las organizaciones. Desde mi punto de vista, los sistemas retributivos deben compensar espectacularmente a las personas de alto talento (y no digo necesariamente “empleados”, recordemos que existe la innovación abierta…) que realizan grandes aportaciones. Si queremos empresas capaces de aprender, cambiar, innovar, fidelizar clientes, ejecutar… tendremos que retribuir en consecuencia.

“Tienes que tener la tradición de recompensar espectacularmente a la gente que provoca cambios no lineales en la empresa. Tiene que estar claro para la gente que la innovación espectacular es la forma más segura de lograr compensaciones económicas espectaculares”

Jim Taylor

Nunca he entendido la posición de los sindicatos cuando se niegan a que existan diferencias salariales en función del talento (patología que se produce con especial virulencia en las administraciones públicas). Cuando se cobra lo mismo independientemente de las contribuciones realizadas, las cosas se suelen igualar a la baja. Y al final, los que más aportan se preguntan: ¿merece la pena esforzarse, si al final todos vamos a cobrar lo mismo? Para posteriormente dormirse en el regazo de la mediocridad, en compañía de la rutina y la indiferencia.

Por otro lado, bien es cierto, que algunas personas muestran una alta capacidad de auto-motivación, y logran soportar el sueño al que les induce la falta de reconocimiento. Pero claro, esas personas auto-motivadas son un peligro para el resto, así que los “eternamente dormidos” se ven obligados a despertar brevemente de su sueño, para informarles con más o menos educación que las cosas no funcionan así: o te duermes o te vas, tú verás.

En definitiva, una buena política retributiva se fundamenta en tres pilares fundamentales:

  1. Resultar competitiva respecto al mercado (equidad externa). Si esto no se produce puede provocar desmotivación y rotación no deseada (y siempre se van los mejores…). Para algunos, este punto ha dejado de ser importante en los momentos de crisis. Ya veremos qué pasa cuando la economía se recupere…
  2. Ser equitativa en cuanto a la aportación individual (equidad interna). Es decir, debe existir un cierto equilibrio entre retribución y contribuciones individuales. Equidad interna no quiere decir en este caso que todo el mundo sea retribuido de la misma forma, sino todo lo contrario: la retribución debe ser equitativa respecto a las aportaciones realizadas. Como hemos comentado si se paga igual al que aporta que al que no, el primero suele desmotivarse, dejando de realizar contribuciones significativas.
  3. Incorporar los resultados globales. Si a la empresa le va muy bien, a las personas les debería ir igualmente bien (¿y viceversa?)

El punto 1 se debería tener en cuenta en el sueldo fijo, los puntos 2 y 3 en el variable.

Por cierto, ¿por qué el talento le gusta tan poco a los sindicatos? ¿quizá es un concepto de derechas? Nunca me había planteado esto…

About these ads

9 comentarios en “¿Se paga el Talento?

  1. Más que ser un concepto de derechas es un concepto que parte de gente emprendedora.

    Históricamente ese tipo de gente no solía encontrarse entre los obreros y los sindicatos en España defienden a esos obreros, a los obreros de 1950.

  2. Sobre la pregunta referente a la correlación “talento/sindicatos”, he conocido de todo.
    Su “fuerza” está en la “masa”…digamos afiliación. Y su afiliación está en la “protección”. La masa está potencialmente en los de cuello azul, y los de cuello blanco son minoría…se buscan la vida por su cuenta y “riesgo” con contratos blindados. Los que está en terreno de nadie, como mandos intermedios, capean el temporal como pueden. Unas veces están aquí y otras allá.
    Los individuos con talento de entre los de cuello azul, destacan y se salen de la “masa”. Lo que significa perdida de control, y por tanto nocivo para la afiliación. Esta situación no esta generalizada, pero se aproxima bastante a lo que he vivido.

    Respecto al sistema de remuneración, sería interesante una visión tuya desde el prisma “remuneración variable/horarios presenciales/rendimiento real”. Me temo que hay países que nos ven a los españoles, como esos esclavos del Sur que están muchas horas en las oficinas para dar un rendimiento muy por debajo de la media europea.

    Gracias y saludos.
    tip

  3. Un post magnífico. Respondo a tu pregunta con un no rotundo: el talento no se paga y menos en las administraciones públicas. La auto-motivación, un antídoto a la muerte profesional (que no laboral) prematura, no es un bien infinito. Al final, acabas aprendiendo a administrarlo para que no se agote. Pero el café para todo, la equidad interna mal entendida y los ambientes de trabajo opresivos y limitantes acaban por hacer mella en el espíritu bien intencionado de algunos empleados públicos que aún están por la labor.

    ¿Retribuciones fijas y variables? ¿Evaluaciones? En mi caso no he visto evaluar más que a la tropa, a los soldados rasos y de una manera bastante “diluida”. Pero responsables con cargo y libres designaciones conforman una casta que elabora políticas de personal y retributivas “a lo Juan Palomo”, prodigándose como mal ejemplo para el resto. Y sí, si no te gusta, mejor que te vayas. O que lo intentes, que la cosa no está fácil. Porque como se dice popularmente, si querías ser cocinero tienes que aguantar el calor de la cocina. Nada, que de aquí a unos años todos calvos. O grises…

  4. No voy a preguntar que es el talento, que ya me da vergüenza. Yo creo que en el fondo se da la paradoja de que o la mayoria de la gente no sabe que es el talento y por tanto pasa de ello, o por el contrario todo el mundo cree que tiene talento y por tanto, como todo el mundo cree que es un talentoso aunque nadie sepa lo que es , todo el mundo cobra igual y por eso los sindicatos premia el talento, pero no el que se tiene, sino el que se cree que se tiene, por tanto quieren que todo el mundo cobre igual.

    Hablando de talento y sindicatos, se me viene a la cabeza la siguiente reflexión:
    Diriamos que tienen talento un grupo de personas dentro de una empresa que:

    – Consiguen no trabajar ni un minuto de su jornada laboral por estar liberado de su funciones por el empresario.

    – A pesar de no trabajar, son temidos por sus jefes.

    – Son lo mas imprescindibles, por lo menos son los últimos a los que se puede echar de la empresa por ley.

    – Consiguen que sus compañeros de no trabajo en este caso, les paguen unas cuotas mensuales de unos euros, pese a que cuando tienen que defenderlos, los venden por seguir manteniendo sus estatus de liberados.

    Sinceramente, si por un casual hay talento, yo diría que lo tienen quien consigue todo esto. Coño, pero si son los sindicalistas. Ahí esta la solución del dilema, los sindicalistas quieren que todo el mundo cobre igual de forma razonable, porque los únicos talentosos son los que consiguen todo lo anterior, es decir, ellos.

  5. Me parece una reflexión muy acertada, el problema del sindicalismo en España es que a perdido el foco, antiguamente su misión era la defensa de los trabajadores, su misión en este momento es ser una pata más dentro de los poderes del estado y convertirse en alguien a quien contentar con subvenciones, aportaciones etc. Es curioso que solo el 4% de los trabajadores en España este afiliado a algún sindicato, evidentemente este dato nos lleva a la conclusión de que han perdido presencia entre los trabajadores y dos que mantener el patrimonio y los sueldos y salarios nos corresponde al resto de los mortales a través de las subvenciones. En mi opinión además de la reforma laboral , habría que abordar una reforma sindical y de todas las que yo conozco , el modelo Alemán es el que me inspira mayor confianza.

  6. Soy venezolana, y en mi país la gente con gran talento en las organizaciones del estado, ha sido sustituída por otros no tan talentosos, pero que apoyan el partido de gobierno. Por supuesto, antes, otros gobernantes seleccionaban a los gerentes públicos de las filas de sus partidos, pero se consideraba su capacitación, experiencias, en fin, sus méritos.
    Ahora, los directivos cuentan con sueldos sumamente altos pero no es acertada su selección, pareciera que prevalece sólo su militancia política. Y, aquellos que si conocen el trabajo que se realiza, no son tomados en cuenta. Las consecuencias están a la vista. Un país en franco deterioro.
    …Y la empresa privada, bueno, tenemos gente emprendedora y magníficos profesionales, pero las limitaciones económicas no permiten que ese talento sea reconocido como lo merece. Abundan las expropiaciones de las industrias y tierras productivas por parte del estado, para ser entregadas a los sindicatos afectos al gobierno. Transcurridos unos meses la producción disminuye o se detiene. Hay un éxodo enorme de gente capaz y con talento.

  7. Mira Juan, recientemente he vivido una situación laboral especialmente asquerosa y que creo que viene al caso de lo expuesto en tu artículo.

    A una empresa de cuyo nombre me acuerdo pero que no te voy a transmitir (aunque probablemente sepas de cual te hablo) llegó una consultora de altísima reputación en temas de compensación y retribución. Dicha consultora analizó el mercado y estableció unos baremos para retribuir al personal de su cliente, fijando unas presuntas bandas salariales por categorías. Hasta aquí todo normal.

    El problema viene cuando el cliente de la consultora no se ha molestado en definir con justicia los roles asumidos desde hace largos años por sus trabajadores. Así, por ejemplo, te puedes encontrar que un técnico o gestor con 2-3 años de experiencia, que entra a las 9.30, sale a las 6, se toma 2 horas para comer, otra para el café mañanero y otra para el de la siesta, sin contar, claro, con el tiempo dedicado a internet y al chat, es tan técnico como aquel que, con 12 años de experiencia en el puesto y un conocimiento amplísimo de sus funciones ejerce de responsable coordinando el trabajo de un equipo, siendo el número dos de su gerencia en todo, asumiendo constantemente funciones de integración en su equipo… y con una media de 9,5-10 horas de trabajo al día. O tan Gerente es el tío que trabaja sólo con un becario llevando una función insustancial frente aquel que maneja un equipo de 20 personas en la primera línea de fuego de la empresa. Está claro que todos son iguales y el objetivo es bloquear durante años el salario de los segundos para que los primeros algún día les alcancen en retribución. POrque los segundos, nadie sabe porqué extraña e injusta razón, ganan más dinero que los primeros y están “fuera de banda”. Eso es lo que se llama justicia y equidad laboral.

    Y eso sí, que a los segundos nos se les ocurra bajar el nivel que la cosa está muy mala, así que cuidadito.

    Pero la culpa no es de la consultora, sino de la empresa cliente, incapaz de definir unas categoría laborales adecuadas a la realidad, en las que se premie el mérito real y no se frene a los mejores cuando están años demostrando que lo son.

    Lo importante es sacar el máximo jugo a los mejores, tratarles como proveedores, cuanto más me des por menos dinero, mejor habré hecho mi compra, y cuando te vayas, alguno vendrá que lo hará mejor que tú, que la crisis tiene estas ventajas.

    ¿Qué opinas, Juan?

  8. Buenas tardes, Juan; muy buen post, como siempre.
    Cierto que a día de hoy todavía hay directivos que piensan que los tres puntos van en el sueldo… así les va…
    Por otra parte, me quedo con la reflexión del primer párrafo del post sobre la compensación de la innovación abierta. Ése creo que debería ser el futuro, y pienso que la mejor manera es la compensación vía sentimiento de comunidad, aunque para arrancar… debería haber otro tipo de compensaciones materiales? vosotros qué opináis?
    saludos,
    Pepe Moral

  9. Hola a todos, bueno, yo tengo mi opinion particular sobre este asunto, desde mi punto de vista nada tiene que ver esto con los sindicatos, si no con las envidias que hay en este pais. como ganes mas dinero que tu jefe ya tienes un problema.
    que yo sepa los sindicatos no limitan el salario maximo si no el minimo.
    llevo muchos años trabajando fuera de españa y nunca mas regresare a españa (si puedo evitarlo) para trabajar.
    mi opinion personal es que si alguien cree que tiene mas talento que la media, se vaya a otro lugar donde si lo aprecien para no perder el tiempo.
    Por que creeis que españa esta como esta? pues es muy simple la respuesta, hay muy malos profesionales y los buenos estan jodidos. aqui no se crea nada, no hay imaginacion, pero para mi, la culpa es de la mentalidad de los empresarios y de la sociedad en general.
    que pena me da españa, auguro una ruina segura, menos mal que no estoy ahi para verlo.

    saludos

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s