El Pensamiento Sistémico en la Empresa (I)

fractal_art_goud1Al igual que en cualquier otro ámbito de la vida, las personas tenemos grandes problemas a la hora de percibir la realidad en el mundo de la empresa. Posiblemente dichos problemas surgen de la interdependencia entre los individuos (como en el dilema del prisionero). En muchas ocasiones la desinformación ante determinadas decisiones (racionalidad limitada), las dificultades para la comunicación ante decisiones compartidas y la falta de confianza entre los agentes (problemas de agencia) hacen que no seamos capaces de percibir la realidad.

 

En cualquier caso hay que tener en cuenta que nos movemos en dos realidades: la de primer orden u objetiva (aspectos de la realidad que se refieren al consenso de la percepción, y se apoyan en pruebas experimentales, repetibles, y por consiguiente, verificables) y la de segundo orden o subjetiva (que surge de las visiones personales del mundo).

 

Siendo conscientes de que en la mayoría de los casos nos movemos en realidades de segundo orden (percepciones subjetivas) debemos intentar acercarnos a las de primer orden (una visión global e integrada de las cosas)

 

“Tengo por imposible conocer las partes en tanto partes sin conocer el todo, pero tengo por no menos imposible la posibilidad de conocer al todo sin conocer singularmente las partes”

Blas Pascal

 

Desde pequeños nos enseñan a fragmentar la realidad para intentar comprenderla, ya que parece más fácil abarcarla en pequeños trozos. ¿Cuál es el problema? Aparentemente ninguno, pero los cierto es que perdemos la visión global y por eso nos resulta difícil entender cómo se relacionan las partes. En el fondo es como si la vida fuera un puzzle que tenemos que construir, pero del que nunca hemos visto la foto. Al crecer nos pasamos la vida entre los trozos del puzzle sin ser capaces de ver como encajan, y sin darnos cuenta que cada uno de esos trozos se descompone a su vez de infinitos trozos cada vez más pequeños e insignificantes.

 

¿Cómo podemos ver la foto del puzzle? Utilizando el pensamiento sistémico. En el fondo el puzzle es un sistema, y cada trozo es un sub-sistema que se descompone es otros, y así infinitamente.

 

Pero qué es un sistema. Un sistema es una entidad cuya existencia y funciones se mantienen como un todo por la interacción de sus partes. Por ejemplo, una organización empresarial es un sistema, que se descompone a su vez en pequeños subsistemas. Es más, cada uno de nosotros es un sistema que vive en un mundo de sistemas (cuerpo, familia, país,…). Los sistemas tienen las siguientes características:

 

  • Tamaño óptimo. Si un sistema aumenta o disminuye de tamaño de forma considerable (sin otros cambios), es posible que deje de funcionar (al menos de forma estable).
  • Propiedades emergentes. Cada sistema tiene unas propiedades intrínsecas, y distintas a las de las partes, que sólo emergen cuando actúa el sistema completo. Por ejemplo, el ser humano es un sistema en el que surge la capacidad de pensar, de un conjunto de partes (neuronas compuestas al final por átomos en el vacío) incapaces de hacerlo.
  • Si se descompone un sistema se pierden sus propiedades. Por ejemplo, si separamos las partes de una viola no encontramos el sonido en ningún sitio…
  • Todo sistema funciona como una fuerte red elástica. Si se tira de una parte del sistema, se mantendrá en la nueva posición mientras se ejerza presión sobre ella.
  • Cualquier pequeña modificación en una parte del sistema afectará a otras partes del mismo, que a su vez afectarán a otras partes más alejadas del cambio original (este es el conocido efecto mariposa…).

 

Bien, una vez que conocemos las características básicas de todo sistema, hay que hacerse una nueva pregunta: ¿qué cosas debemos considerar a la hora de analizar un sistema? Entre otras, las siguientes:

 

  • Los objetivos del sistema al considerarlo como un todo.
  • El entorno del sistema (sus restricciones).
  • Los recursos del sistema, es decir, lo que el sistema puede cambiar y utilizar para conseguir sus objetivos.
  • Los componentes y las actividades que realiza.
  • La gestión del sistema.

 

Nuestra tendencia natural a la hora de analizar un sistema es descomponerlo en partes (con el objetivo de comprender su funcionamiento). Este tipo de análisis es erróneo, recordemos que si descomponemos un sistema sus propiedades no se mantienen. Por lo tanto, la única forma de saber cómo funciona un sistema, y cuáles son sus propiedades emergentes, es verlo en acción (y más en el mundo de la empresa…)

 

¿Pero cómo podemos comprender un sistema si no podemos analizarlo? La respuesta es que tenemos que utilizar nuestra capacidad de síntesis, es decir, la composición de un todo por la unión de sus partes.

 

En cualquier caso, tenemos suerte, ya que la mayoría de los sistemas se organizan en torno a una serie de reglas generales (arquetipos). Por lo tanto, podemos intentar conocer sistemas muy diferentes e influir sobre ellos, utilizando los mismos principios.

 

El pensamiento sistémico permite identificar patrones y sucesos, y así poder tomar decisiones e influir en los sistemas de forma activa. Para conseguirlo, debemos contemplar el todo y las partes (incluidas sus conexiones). Estudiar el todo es fundamental para comprender las partes. Pero el pensamiento sistémico es un pensamiento circular no lineal, ya que analiza cómo se conectan las partes directa o indirectamente.

 

En los próximos post voy a ir planteando los diferentes arquetipos sistémicos que plantea Peter Senge. Me interesaría discutir fenomenos empresariales y sociales a través de estos arquetipos. Un poquito de paciencia…

Anuncios

4 comentarios en “El Pensamiento Sistémico en la Empresa (I)

  1. Lo que cuentas parece complicado, pero debe de ser sencillo, no pertenezco al mundo empresarial, ni lo entiendo mucho, sin embargo me gusta lo que expones,creo entenderlo, ver la totalidad de los sucesos,creo que es facil verlos si se quieren ver, solo basta alejarse un poco y ver esa realidad desde varios lugares,el problema creo que está en querer ver todo desde el mismo lugar y creer que lo que vemos es lo que hay. perdona no si me explico bien, mi campo es la medicina, pero me guste lo que dices.

  2. Mercedes, en medicina se trabaja con un sistema: el cuerpo humano. Hay especialistas en diferentes disciplinas, pero a veces se necesitan internistas.

    En el fondo el internista es un pensador sistémico… una persona que es capaz de integrar diferentes especialidades medicas y entender el cuerpo humano como un sistema interrelacionado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s