Panópticos: Diez años y un día

relojcondenado1Todavía hoy existen multitud de empresas en las que los empleados tienen que “fichar”. ¿Suena rancio verdad? Pues es así. Vamos a ver, si contratas a alguien es para confiar en él, no para ponerle grilletes en los tobillos. En qué quedamos: ¿empleados o condenados? En las organizaciones en las que todo el mundo es “sospechoso” de algo las cosas no suelen ir muy bien. Además, las personas tienden a comportarse en función de las expectativas que generan; y si las  expectativas de la organización son: “todos los empleados son unos vagos, y no quieren trabajar”, probablemente el comportamiento que se reciba sea el mismo que se espera. 

Un buen ejemplo pueden ser las empresas que ponen horarios hasta para ir al baño (sí, has leído bien, para ir al baño…), las que penalizan severamente a sus empleados si “fichan” cinco minutos tarde tres días al año, las que bloquean el acceso a los e-mails externos, o las que prohíben usar el teléfono para recibir cualquier tipo de llamada personal (da igual si tu pareja tiene un cólico nefrítico…). Este tipo de empresa parece que “condena” a sus empleados (“tu trabajarás diez años y un día”), sin tener en cuenta la dignidad de las personas. Las consecuencias del control total son terribles, ya que “los maltratados” tienden a vengarse de las empresas que los maltratan, convirtiéndose en auténticos terroristas. Sin duda, cada empresa tiene tantos empleados terroristas como se merece.

Anuncios

11 comentarios en “Panópticos: Diez años y un día

  1. Creo que la cuestión viene derivada por otro problema mayor: lo lógico sería valorar el trabajo de los empleados por cumplimiento de objetivos, no por tiempo. Sin embargo, la mayoría de las empresas no saben cómo medir los objetivos individuales o incluso no saben cómo establecerlos.

    Ante la incapacidad de establecer o medir objetovos, la única opción disponible, por estúpido que parezca, es medir el tiempo que los empleados están en su sitio. Y el extremo es forzar esta medición de tiempo mediante control de fichaje.

    Hace la tira de años participé en la implantación de un sistema de fichaje integrado con el software de nóminas, para una fábrica de extintores. Curiosamente, nadie se preocupa por qué hacían los trabajadores dentro de la fábrica, sólo se preocupaban por la hora de entrada y la de salida :-)

  2. tengo conocidas que van al trabajo con el chandals ,fichan, y se vuelven a casa se areglan, se visten pasean al perro y vuelven tranquilamente al trabajo. tal vez sean terroristas,…. bueno son fucionarias. ( con todos mis respetos ).

  3. Hola Mercedes, tremendo el mundo del funcionariado…
    A mi me parece perfecto que exista sector público, pero deberíamos tener claro que a los funcionarios se les paga con nuestros impuestos. Cuento dinero dilapidado sin criterio alguno…
    ¿Para cuando la retribución variable en el sector público? ¿Para cuando algún tipo de meritocracia, además de aprobar exámenes, en el sector público? ¿Es posible que en el sector público se entienda alguna vez que ser buen estudiante no tiene correlación alguna con ser un buen profesional? ¿Alguien será capaz de entender el concepto de talento en el sector público?
    Mejor no sigo, que me caliento…

  4. Creo que la mayor parte de las empresas que establecen que sus empleados tengan que “fichar”, es por obligación y para controlar negativamente a sus empleados y, por eso, está mal visto y se tiene una visión pésima del tema.

    Pero me gustaría compartir con vosotros mi experiencia: en mi empresa somos pocos y fichamos pero con la finalidad de ser muy flexibles y establecer bolsas de horas para compensar con descansos, si se hacen más horas de la jornada establecida.

    Asímismo, si alguién necesita tiempo para gestiones, asuntos propios… puede compensarlo con los minutos que ha trabajado de más en otras jornadas. Lógicamente, si trabajas menos tiempo has de compensarlo en otro momento, pero eso nos pasaría sin fichar igualmente.

    La forma más fácil y justa de controlar esta flexibilidad ha sido implantando este sistema, por eso, en mi caso, lo veo como una forma de control positiva ya que nos permite ser más flexibles.

  5. Paula, soy medico y trabajo solo en mi consulta privada, pero veo bien tu sistema, al menos es flexible, yo tuve que dejar la medicina publica por que no me daba una opción facil para compaginar mis hijos por entonces pequeños y mi trabajo.
    Ahora me alegro de haberlo hecho, mi trabajo es sumamente gratificante. Entre otras cosas, no soy capaz de perder el tiempo, ni me gusta hacer perder el tiempo a los demás.Volviendo a esta chica (funcionaria) que no hace nada en su trabajo,para colmo han convocado para su departamento(donde no hay trabajo) nuevas plazas.
    Juan con los funcionarios no hay quien pueda, realmente son votos,y esto es lo que cuenta.

  6. Mi único comentario es que es increíble que esto siga existiendo. Pero no solamente por parte de las empresas, también por parte de los empleados. El caso de la funcionaria amiga de Mercedes no es exclusivo de la función pública; desgraciadamente existe en muchas empresas públicas y también privadas.

  7. Paula, me parece interesante la visión que aportas. En cualquier caso lo ideal es que quien tenga que hacer algún tipo de gestión, compromiso, acompañamiento por enfermedad… o lo que sea, sea capaz de responsabilizarse él solito de su trabajo (que no haga falta que alguien o algo le diga que tal día se tiene que quedar a hacer horas). La excepción podrían ser empresas en las que se hacen turnos, tipo hospitales, o similar.

    Respecto a lo que comenta Mercedes… Así es el mundo del funcionariado: no tenemos trabajo, pero convocamos nueve plazas más (con un par de narices…). El problema es que tendrás a otras nueve personas aburridas y desperdiciando su talento. Pero eso sí, con una vida segura…

    Mariana, evidentemente este tipo de comportamientos no son exclusivos de la función pública, pero lo cierto es que se dan con mayor virulencia.

  8. Juan, como comentas eso sería lo ideal, pero ya se sabe que no todos somos iguales y que cuando das la mano, hay quienes saben coger el brazo y eso exige control…

  9. Paula, por mucho que me pese, tienes cierta razón…

    Pero hay empresas que lo han conseguido, por lo tanto, no es una utopía. Es un problema de selección, de contar con las personas adecuadas y de ser capaces de comprometerlas.

    Si después de poner en juego un liderazgo y un contexto motivador, no se genera responsabilidad y compromiso, apaga y vamonos…

  10. Pingback: Balance de 2009: Gracias a todos y ¡Feliz 2010! « Jano 2.0

  11. Pingback: Observatorio de la blogosfera de RRHH | conGestión de Personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s