El Cociente Intelectual (CI) de las Organizaciones

Hay empresas que se comportan de forma más inteligente que otras, de eso no hay duda. ¿Pero cómo son las empresas inteligentes? Mendelson y Ziegler (“Los 4 Principios de la Empresa Inteligente”) proponen el concepto de CI de la organización, y demuestran empíricamente que las empresas de alto CI tienen más posibilidades de éxito que las de bajo CI.

¿Cómo se define el CI de una organización? El modelo de Mendelson y Ziegler se basa en tres palancas fundamentales: procesos y estructura organizativa, tecnologías de la información y cultura; y cinco principios: conocimiento de la información, diseminación interna del conocimiento, arquitectura eficaz de la toma de decisiones, organización enfocada e innovación continua.

Gráficamente el modelo se representa así:

clip_image002

Las tres palancas facilitan o dificultan la difusión interna del conocimiento, es decir, si no se gestionan correctamente es imposible crear organizaciones inteligentes. Por otro lado, las organizaciones que obtienen mayores rendimientos financieros presentan mejores puntuaciones en los cinco principios, es decir, las empresas consideradas de alto CI obtienen mayores rendimientos financieros que las de bajo CI.

En definitiva, las organizaciones que mejor gestionan su conocimiento son las que mayor CI obtienen…

 

Anuncios

5 comentarios en “El Cociente Intelectual (CI) de las Organizaciones

  1. Hablamos de CI y de inteligencia emocional, las dos son necesarias para nuestro desarrollo,para nuestro bienestar tanto en el trabajo como en las decisiones de la propia vida, a veces escasea y a veces anda confusa impediendo una buena gestión de nuestras vidas.

  2. Creo que lo que llamamos inteligencia emocional, no es más que el captar, lo que generamos en el otro con lo que estoy tranmitiendo. Es una inteligencia que antes no se valoraba y ahora está muy de moda y creo que ayuda bastante. Si quiero transmitir una idea a mis empleados o mis jefes, debo de transmitir un sentimiento, una emoción en ellos, que les haga acoger bien la idea. A veces decimos cosas pero generamos otras, y de esto depende el tener unas buenas relaciones con los que nos rodean, ya sea familia, pareja o empleados, y a esta agilidad de ver lo que estoy generando, creo que es lo que llamamos inteligencia emocional. No cabe duda que si no hay de la otra inteligencia , como verás, esto no sirve para nada. Creo que las organizaciones, al fin y al cabo son personas y creo que si deben de tener un poco de esta inteligencia.

  3. Juan, el término correcto es “cociente intelectual”.

    A veces nos creemos – no es tu caso – que usando palábras polisílabas somos más cultos. Y así es que poco a poco el término cociente se fue transformando en coeficiente.

    Sin embargo, esto es erróneo, no sólo porque ambos conectores matemáticos son distintos (y yo diría hasta opuestos) sino también porque el concepto proviene de dividir la edad mental entre la edad cronológica (esto es un cociente) y luego mutiplicarlo por 100 para hacerlo más manejable.

    Creo que fue un tal Stern (no estoy seguro) allá por los años 20 el primero que usó este término.
    Gracias por darme la oportunidad de enseñarte algo.

    P.D.: Gran post

  4. Mendelson y Ziegler utilizan la palabra coeficiente, pero Antonio, cuando tienes razón tienes razón. Ya lo he cambiado en el título del post.
    Por cierto Antonio, siempre que apareces por aquí me enseñas algo. Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s