Marketing, Mentiras y Harriers

AN AIRCRAFT MAINTAINER OVERLOOKS START-UP CHECKS ON A GR7 AIRCRA

Numerosas empresas han caído en el error de pensar que los clientes son tontos. Las estrategias de marketing de algunas organizaciones son un tanto curiosas. Por ejemplo, el caso de PEPSI y el Harrier tiene sus “narices”.

En 1996 PEPSI emitió un anuncio en EE.UU. que decía literalmente “por siete millones de puntos PEPSI, este avión HARRIER puede ser tuyo”. Los siete millones de puntos equivalían más a menos a 700.000 dólares de compra, mientras que un HARRIER vale la nada despreciable cifra de 34 millones de dólares. Hubo un “tipo”, llamado John Leonard que consiguió reunir los siete millones de puntos (no me preguntes cómo lo hizo…) y apareció un día en las oficinas de PEPSI a por su avión. Los directivos de PEPSI, estupefactos, le dijeron que eso era un “simple” anuncio, que no era una promoción oficial. John denunció a PEPSI, pero el juez que dirimió el litigio exoneró a la empresa aduciendo que la compañía “sólo estaba bromeando” (que graciosos… ¿verdad?). ¿Cuánto le pagaría PEPSI?

El asunto generó una gran corriente de simpatía hacía John y deterioró la imagen de marca de PEPSI.

La pregunta es: ¿merece la pena mentir así a los clientes?

8 comentarios en “Marketing, Mentiras y Harriers

  1. Creo que mentir no merece la pena, para nada, realmente el hombre admira la honestidad, aunque sea un tramposo, ante la ética se quedan parados, estupefactos, la envidian, la admiran, no pueden entender que seres como ellos con una cabeza ,dos pies, y dos brazos, sin ser verdes y con antenas, sean éticos, fieles. Al final siempre se gana ,al menos ganamos nosotros mismos, y eso es reconfortante.

  2. Creo que hay que diferenciar entre mentir y engañar, a veces para nuestra propia convivencia, la mentira “” es algo necesario, en el comentario anterior, al hablar de mentiras, seria más apropiado hablar de “engaños”.En el engaño hay una intención malévola, al menos así lo veo yo, y esto conlleva a una falta de ética, de honestidad, que tanto en empresas como en la relaciones humanas, no es buena compañera.

  3. Buenos días,
    La verdad es que mentir de esa manera es despreciable, yo diría que ilegal. Lo que me extraña es que en EEUU el juez no le diera la razón al consumidor (maletines…..).

    Por otro lado, me gustaría comentar la asombrosa campaña de marketing realizada por una empresa de coches no hace mucho en España. El caso es que anunciaban un coche por no se cuantos mil pepinos. Hubo una persona que se presentó en las oficinas con esos pepinos y le dieron el coche. Eso si, se lo dieron encantados, ya que el asunto salió en todos los informativos. ¡Chapó a la estrategia!. Obtuvieron publicidad “casi” gratis en las principales cadenas en un horario nada despreciable.

    No es necesario mentir para hacer buen marketing.

  4. Entiendo que mentir siempre está mal, y que la pregunta se refiere a “¿merece la pena mentir para sacar un beneficio económico con el riesgo de que te pillen y la jugada te salga al revés?

    Pues desde mi punto de vista, económicamente, y si no tienes moral, sí merece la pena mentir. Cuando todos lo hacen, será por algo. Todos. Encended la tele si no os lo creéis.

    Yo creo que la cuestión es que, o sabes hacer buen márketing, o mientes. Es así de simple. La mentira es una solución práctica y factible. Hay muy pocos que sepan hacer buen márketing y hay muchos sin moral; la consecuencia es que hay muchos que mienten.

    Además de mentir, hay otras estrategias orientadas a solventar la falta de talento para hacer buen márketing. Por ejemplo, contratar a un famoso que lea tu “claim” en un anuncio :-)

  5. Desde luego que Pepsi tenía que haberle dado el avión. Una cosa es dejar ciertos aspecto en el aire, pero está llegando a un punto en el que las compañís se aprovechan de la falta de quejas por parte de los clientes.
    Recuerdo un caso que en Oviedo anunción MediaMarkt mediante folletos distribuidos por los buzones que vendían DVDs a 0,89 ctms de €. Se personaron cientos de personas a por su DVD y al final se llego a un acuerdo con 200 de estos usuarios que presentaron las reclamaciones pertinentes para darles 1 dvd por persona a dicho precio.

    Lo que debe quedar claro es que si la publicidad engañosa implica beneficios para las marcas, también debe implicar pérdidas cuando sea al reves, ¿o no?

    Tengo la suerte de conocer a también a varios compañeros suyos de ESIC, salude a Carmelo de mi parte.

    Un saludo,

    David Blanco.
    http://www.davidblancoramos.es

  6. Mercedes, interesante diferenciar entre mentir y engañar

    He buscado en la RAE:

    MENTIR: decir o manifestar lo contrario de lo que se sabe, cree o piensa. Inducir a error. Fingir, aparentar, Falsificar algo. Faltar a lo prometido.

    ENGAÑAR: dar a la mentira apariencia de verdad. Inducir a alguien a tener por cierto lo que no es, valiéndose de palabras o de obras aparentes o fingidas. Producir ilusión, sobre todo óptica.

    Decías que mentir era, a veces, algo necesario; y engañar lo relacionabas con una intención malévola (con falta de ética).

    A partir de las definiciones, yo diría que engañar y mentir van de la mano. Al engañar, se miente. No creo que podamos separar ambos conceptos.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s