El día después…

¡Vaya tarde! Más de 250 personas en la presentación de “Culturas Innovadoras 2.0”. Impresionante.

Lo cierto es que al final no nos hemos ceñido demasiado a la agenda, pero ¿qué más da…? Ha sido una tarde-noche increible. Como ya sabéis me han acompañado Pilar Jericó, Juan Carlos Cubeiro, Julián Pavón, Helena López-Casares, Javier Fernández Aguado, Santiago Álvarez de Mon y Joaquín Calvo (que a última hora ha sustituido a Felipe Llano, ya que esta mañana ha fallecido su abuela y ha tenido que desplazarse fuerade Madrid; lo siento Felipe). Evidentemente con una compañía así, nada puede salir mal. Muchas gracias a todos por vuestro cariño, cercanía, generosidad y talento. No hay nada como tener amigos.

También tengo que dar las gracias a todos los asistentes al evento. Primero por venir a pasar una tarde de miércoles a la presentación de un libro (con la que ha caído en Madrid…), segundo por sus numerosas preguntas y aportaciones, y tercero, por su cariño.

En definitiva, gracias a todos. Ha sido genial.

feliz1

14 comentarios en “El día después…

  1. De nada Juan, sin duda si lo hemos pasado tan bien y acudio tanta gente es por que el evento merecio la pena. Supero mis expectativas con creces. Ha sido tremendamente instructivo para mi que soy mujer acoplada a una misma filosofia de empresa desde hace muchos años, un poco “domada” por las circunstancias. Aunque aun viva y plantando semillas que algun dia espero fructificaran.
    Llevo unas cuantas paginas de tu libro y aunque ya contaisteis ayer muchas cosas estoy deseando llegar al final para leer esa famosa historia de un tal Jano que ayer no quedo clara.
    Felicidades a ti y a todos tus ponentes. Un abrazo y muchos exitos

  2. Hola Marga,

    Muchas gracias por tus palabras.

    Respecto a la historia de Jano, he de reconocer, que no la conté porque no recordaba los nombres de los dioses de la mitología romana que aparecen en ella (nunca soy capaz de recordar todo el lío…).

    Te pongo la historia, no hace falta que llegues al final del libro:

    Posiblemente muchos recordarán a Jano (Janus en latín), Dios de la mitología romana poseedor de dos caras que miraban en sentidos opuestos. Jano era el Dios de las puertas, los comienzos y los finales. Por eso se le dedicó el primer mes del año, que en nuestro idioma pasó del latín Ianuarius a Janeiro y Janero, y de ahí derivó a Enero.

    Aurelio Víctor cuenta que Creusa, hija de Erecteo (Rey de Atenas), fue “sorprendida” por Apolo, y de su relación nació un hijo que hizo criar en Delfos. Erecteo obligó a su hija a casarse con Xifeo, que al no poder tener hijos con ella, fue a consultar al oráculo. Éste le ordenó que recogiera al primer niño que encontrara al día siguiente, y así lo hizo, adoptando a Jano (el hijo de Preusa y Apolo). Cuando Jano fue mayor de edad, equipó un ejército y abordó Italia, realizando múltiples conquistas y edificando la ciudad de Janícula.

    La mitología narra que Saturno (Cronos/Tiempo) al ser destronado por su hijo Júpiter (Zeus) y arrojado del cielo, llegó a Italia, donde fue acogido por Jano (que le asoció a su reinado). Saturno, como muestra de agradecimiento, le otorgo a Jano una sorprendente capacidad: la posibilidad de ver el pasado y el futuro, para poder obrar con sabiduría en el presente. Su representación con dos caras que miran en direcciones opuestas (bifronte), muestra la unidad y la dualidad integradas, y separadas simultáneamente.

    Paro los romanos, Jano era el Dios del cambio, de los momentos que separan el pasado del futuro. Protegía a los que querían alterar el status quo, y se le invocaba en los nacimientos, en las bodas, el primer día del año, al comenzar una guerra, al iniciar un nuevo proyecto…

    Y esa es la historia…

    No me sentí capaz de recordar todos los nombres…. y para no meter la pata preferí no contarla. La próxima vez que Juan Carlos me pida que la cuente, prometo haberla memorizado… jejeje.

    Un abrazo.

    Juan

  3. Hola Juan
    Enhorabuena por el libro y gracias a tí y a los contertulios por el rato de ayer. Como estaba tan cómodo escuchando, se me pasó hasta el tiempo de preguntas. Y por estos temas quiero preguntarte ahora, por la comodidad y el inconformismo, los líderes y no líderes, jefes y no jefes y el miedo que cada uno puede sentir a su manera.
    Entiendo la comodidad como un estado en el que un individuo minimiza sus miedos y que puede ser un objetivo licito en la vida de muchas personas. Otras aspirarán a la felicidad, que yo entiendo que es un estado en el que se maximizan sensaciones o sentimientos positivos, pero dejo la felicidad y me quedo con la comodidad que parece el objetivo más común en las aspiraciones de nuestro solar patrio.
    Tambien entiendo que el inconformismo y la inquietud, como recordabais ayer, son catalizadores de la innovación.
    La cuestión que planteo es la siguiente, ¿como pueden ser compatibles el inconformismo y la comodidad? ¿Estamos condenados al estancamiento por aspirar sólo a la comodidad -minimizar miedos-?
    En una situación socioeconómica como la actual en nuestro país, en la que parecen imprescindibles cambios relevantes, con muchas dosis de innovación y con todos los ciudadanos como actores, ¿sólo vamos a poder contar con los que aspiran a algo más que la comodidad para liderar los cambios?
    ¿Es suficiente con que los cómodos permanezcan pasivos en el proceso o hay que esperar que las circunstancias los saquen de la comodidad -más miedos-? ¿No debemos ser todos líderes?
    Estas cuestiones tan teóricas me las planteo mientras pienso como motivar a parte de una plantilla acomodada en un trabajo controlado desde hace años, con contrato indefinido, en una empresa en la que la crisis aún no ha hecho presencia, al menos para preocuparles y que mantienen como lema el “para qué voy a cambiar si lo que hago está funcionando”

    Un saludo

  4. Enhorabuena, Juan:

    No sólo me divertí, sino que me diste la oportunidad de corroborar muchos pensamientos, intentar asimilar otros, y sobe todo, de purgar el orgullo acumulado (no se podía esperar otra cosa con esa alineación cobre el estrado).

    Por la noche, comencé con la aventura de tu creación literaria, y aunque las altas horas apenas daban para mantener unos pocos grupos de neruronas en agitación, descubrí que las sensaciones que me aguardan en el viaje no sólo son prometedoras, sino que augüran una hermoso paisaje desde la cumbre.

    Me dispongo, pues, a recorrer el camino que propones, y a disfrutar de tu verbo y tu imaginación.

    Un saludo de un viejo alumno “desinstitucionalizado”

    Fran Romero
    Fuerza y Valor

  5. Gracias a ti. Para una persona tan negativa (y por otro lado tan poco experimentada) como yo fue revelador (y esperanzador).

    Por cierto, me quedo mucho más tranquilo al saber que no fui el único que leyó “Planilandia”.

  6. Hola Juan,

    La conferencia de ayer estuvo muy entretenida, pero me llevé una desilusión: ME COMPRÉ EL LIBRO EN UNA CADENA DE GRANDES ALMACENES Y ME COSTÓ 19,90 EN VEZ DE 15.

    Juan, eso se avisa. Mi único consuelo es haberlo pagado por “pre estreno” y haber pasado dos tardes muy entretenidas.

    Tu estrategia la podrían ir adoptando ciertos pequeños productores para aumentar su margen.

    Por otro lado, me quedé con ganas de hacer preguntas y alguna crítica, pero como supongo que irás subiendo fragmentos, así que las iré haciendo según surjan.

    Un saludo y una vez más, enhorabuena.

  7. Cabeza de Ratón, muchas gracias.

    Respecto a lo del precio del libro, yo no tengo nada que ver. Su precio en librerias es 19,90 Euros, y ayer la editorial decidió venderlo a 15 (un día es un día…).

    Por cierto, muchas gracias por acercarte. Me alegro que pasaras un buen rato.

  8. Diego, a mi también me encanta no ser el único raro que leyó planolandia… Un día de estos tengo que poner un post sobre dicho libro.

    Y por cierto, nada de negatividad, optimismo. Me alegro de haber generado un poquito de esperanza…

  9. Fran, muchas gracias. Cuando termines el libro lo comentamos. Me alegro de esa “desinstitucionalización”

    Me ha encantado lo de “fuerza y valor”.

  10. Luis Enrique, muchas gracias por tus palabras.

    Respecto a tus preguntas… dame tiempo… prometo reflexionarlas profundamente durante el fin de semana. Son realmente importantes y no se pueden responder en cinco minutos. Necesito ponerme a escribir una hora, como poco…

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s