Premier: Humo, Innovación y Tiempo

premier11Es evidente que la investigación de mercados es una disciplina interesante, pero desgraciadamente ha llevado a grandes fracasos… Un curioso ejemplo es el de los cigarrillos Premier.

En 1988, R.J. Reynolds Tobacco Co. (a lo mejor os suenan más sus marcas: Winston, Camel y Gold Coast), compañía tabaquera americana, lanzó al mercado una nueva marca: Premier. Todo era como siempre: una cajetilla de 20 unidades con cigarros de 85mm, con filtro y papel; a excepción de que incorporaba un nuevo sistema de combustión, que gracias a una “mini cápsula” permitía dos beneficios aparentemente decisivos: evitaba el problema del fumador pasivo, ya que el fumador exhalaba un humo casi imperceptible que desaparecía inmediatamente (algo parecido a nuestro aliento en una fría mañana de invierno…), y evitaba los accidentes (se podía tirar un cigarrillo encendido sobre una “peluda” moqueta acrílica sin que se produjera fuego).

Los estudios de mercado pronosticaron un éxito rotundo del producto. Se hizo un lanzamiento tremendo, con un despliegue publicitario por todo lo alto. Pero el fracaso fue total. ¿Por qué? Posiblemente porque a los fumadores les gusta echar humo y jugar con él. Premier no se lo permitía…

El coste del desarrollo del producto fue de más de un billón de dólares…

Posiblemente Premier se adelantó a su tiempo. ¿Tendría sentido un producto así actualmente?

Anuncios

10 comentarios en “Premier: Humo, Innovación y Tiempo

  1. Juan, yo creo hoy en día cabria ese tipo de cigarrillo. Yo soy ex fumador que lo deje de un día para otro y, no lo he vuelto a echar de menos. Pero a diario hay muchas personas que lo dejan y vuelven a él. No es fácil dejarlo, pero no imposible, por tanto esta puede ser una buena solución para irlo dejando paulatinamente.

    Por mi parte creo que tendría éxito.

    Pero la pregunta que te lanzo es: ¿Lo llamaríamos cigarro o…?

    UN SALUDO

  2. Fumar o no fumar, e ahí la cuestión.

    A mi modo de ver, ese cigarrillo evitaba dos de los grandes problemas hoy día que ocasiona el tabaco, el efecto fumador pasivo y los incendios, cuestión a parte el tema de la salud.

    No hay que olvidar que hasta no hace mucho en el cine los actores aparecían en muchas escenas fumando, como símbolo de sensualidad (recuerdo ahora mismo a Sara Montiel en “El último cuple”) y de prestigio (Robert de Niro en Casino), ahora ese tipo de escenas están prohibidas.

    Quizá un producto así tuviera salida en la actualidad, como terapia, ya que hay muchas personas que tratan quitarse del tabaco y el hecho de que un cigarro no te permita echar humo, sirva para no reforzar la conducta; habría que seguir investigando.

  3. Sinceramente, creo que la campaña está mal enfocada.Si nos atenemos a la realidad, el fumador es un adicto que requiere una sustancia en dosis más o menos constantes para calmar su mono. A partir de esta premisa me pregunto: ¿Realmente le importa a un fumador no hacer dañoa la gente que tiene a su alrededor? o, por el contrario, ¿quizás lo que quiere es poder adquirir tabaco, de la marca de siempre y poder fumarse su cigarrillo en donde más o menos le plazca? Creo, bajo mi humilde opinión que la campaña estaba más enfocada a las instituciones sanitarias que a los consumidores reales del producto, que al fin y al cabo son los fumadores.

    Creo que la marca Premier no ofrecía ninguna ventaja competitiva con respecto a la competencia, aunque parte de ella perteneciera a la misma empresa.

    Saludos

  4. En mi mala opinión creo que no funcionó por varias razones:

    1. Todavía en aquella época no estaba mal visto fumar.
    2. No hay nada peor que decir veladamente que el consumidor es un “drogadicto” y necesita “metadona”.
    3. En el vicio (y el placer que da) sigue habiendo cierto factor de exhibicionismo.
    4. Mucha gente fuma para relajarse. Con estos cigarrillos sólo podían pensar en los riegos para su salud del tabaco y ello les produciría más estrés.

    Lo dicho: en mi opinión, que yo no sé nada de marketing

  5. Yo tampoco sé nada de marketing. Por puro aficionadillo y exclusivamente como mención, uno podría citar análisis multivariantes, discriminantes, de regresión interna, estudios al estilo grupos delfos, etc…
    De modo que, para hablar en castellano llano y (he de insistir) sin conocer nada al respecto, estoy de acuerdo con Diego S.

  6. Diego S, creo que lo clavas, a pesar de no saber nada de marketing (según tu). Yo añadiría que a los fumadores les gusta jugar con el humo, y claro, sin humo…
    Vale, lo confieso… soy fumador.

  7. POR SU PUESTOOOO SERIA UN EXITAZOOOO UN BOOM NO CABE LA MENOR DUDA KE HAY PRODUCTOS QUE SE ADELANTAN A LOS TIEMPOS, ESTE ES EL CASO DEL CIGARRILLO PREMIER QUE HOY EN DIA SERIA MUY BUENO PARA FUMAR EN BARES Y RESTAURANTES, ADEMAS DE QUE TENDRIA TODO EL SENTIDO ECOLOGICO QUE BUSCAN LOS PRODUCTOS COMO ESTOS. MUY INTERESANTE

    KE LOS SAKEN DE NUEVOOO JAJA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s