El Jefe Contradictorio: Inconsistencia Total

708582DEMONIO-ANGEL-PULSO[1]

Releyendo Metamanagement (Kofman, 2007), he estado reflexionando sobre la consistencia. Resumo uno de los casos que plantea Kofman:

 – Entra y Siéntate Eva –dice Mario-. En nombre de todos los integrantes del departamento te doy la bienvenida. Espero que tu trabajo aquí te resulte interesante y lleno de satisfacciones.

Es el primer día de trabajo de Eva como consultora de una gran multinacional. Mario es su jefe, y después de intercambiar saludos, comenta:

– Soy partidario de la política de puertas abiertas. Si tienes un problema o una sugerencia, ven a verme. Siempre quiero estar al corriente de todo, no necesitas guardarte nada, especialmente si se trata de críticas o ideas sobre cómo mejorar el funcionamiento del departamento. Estoy convencido de que la comunicación abierta mejora nuestras relaciones y promueve el trabajo en equipo. Me enorgullezco de incorporar consultores innovadores, autónomos y con iniciativa. Siempre hay posibilidades de mejora. Por lo tanto, te animo a decir siempre lo que pienses, a asumir riesgos y a preguntar todo lo que necesites saber. Estoy aquí para ayudarte y servirte ¿de acuerdo?

Unas horas más tarde, Eva sale a comer con dos de sus nuevos compañeros, María y Ernesto. Piden la comida y Ernesto le comenta a María la situación vivida por un compañero esa misma mañana:

– Hoy a Pablo le han dado duro. Le llevó a Mario una propuesta para reorganizar la carga de trabajo del departamento. Pobre, fue tan entusiasmado. Le dijo “guárdese sus brillantes ideas, aquí mando yo; vuelva a su mesa y concéntrese en el trabajo por el que le pagamos”. Ernesto ríe cínicamente.

Eva se encuentra confundida con los comentarios de Ernesto. María le dice:

– Vamos, Ernesto, no espantemos a Eva en su primer día.

– No, no hay problema –dice Eva-. Pero estoy desconcertada. Cuando hablé con Mario, insistió mucho en cuanto aprecia las sugerencias de mejora.

Ernesto y María cruzan sus miradas…

– ¡Ah!, te dio el discurso –suspira Ernesto-. Seguro que también te habló de su política de puertas abiertas, y eso de que las críticas son bienvenidas y que está aquí para servirte y todo ese tipo de “milongas” que ha leído. ¿No es cierto?

– Exactamente, asiente Eva, un tanto preocupada.

– Eva, te voy a contar como funcionan las cosas en la empresa –dice María-. Mario les dice eso a todos los nuevos empleados. Es posible que hasta se lo crea. Pero no es así como actúa. Te aconsejo que tengas mucho cuidado con él. Dile sólo lo que quiere oír. Evita a toda costa las controversias y ni se te ocurra ir a su despacho sin cita previa.

– Cuidado con las ideas de cambio –agrega Ernesto-. La única iniciativa que le gusta es que tengas tus proyectos al día. Guárdate tus ideas sobre el funcionamiento del departamento. Es mucho mejor mantener la boca cerrada, como Pablo acaba de descubrir. Y no creas ni por un segundo que está aquí para servirte. Espera que hagas tu trabajo correctamente y sin molestarle. Lo que realmente piensa Mario es que eres tú la que está aquí para servirle.

– Y lo más importante –sigue María- haz como que las cosas funcionan como él te dijo. Hay que fingir que la comunicación es fluida y que somos un equipo muy unido. El que no juega este juego, rápidamente tiene problemas.

– Ahora que sabes la verdad –dice Ernesto- te doy la bienvenida real a nuestro departamento. Sigue nuestro consejo: ten cuidado con Mario, así te irán bien las cosas.

Como vemos en la situación descrita, el jefe contradictorio tiene buenas intenciones pero nunca las hace realidad; conoce la teoría pero no la pone en práctica. Este tipo de jefe lee constantemente libros de “management” (está informado), pero no logran aplicar nada (no es capaz de pasar a la acción).

Es evidente que estos individuos se auto-engañan. Piensan que son grandes directivos, le cuentan a todo el mundo lo maravillosos que son, lo bien que funcionan sus departamentos (o empresas). Es más, son capaces de dar charlas de liderazgo espectaculares (lo han leído todo sobre el tema). Lo triste se produce cuando hablas con sus “subordinados” y te cuentan su visión. En ese momento uno es consciente de la diferencia entre lo que dicen y lo que hacen. Nada que ver.

Un poquito de consistencia, por favor…

Anuncios

7 comentarios en “El Jefe Contradictorio: Inconsistencia Total

  1. Para eso deberían estar las auditorias: tanto para evaluar los resultados externos como los internos. El control del rendimiento no debe ser únicamente aplicable a los subordinados, a los integrantes base de los equipos. La evaluación objetiva por parte de una consultora externa sirve para que los directivos consideren que su preocupación fingida por el grupo debe pasar de la teoría a la práctica, y esas son las fotografías reales que deben llegar a los directores generales o los consejos de administración. Otra cosa es que a estos les interese o no poner en un brete a sus directivos, aunque los resultados no tengan necesariamente que publicarse.
    Saludos.

    • Hola, Juan:
      Seguramente me he expresado mal. Quería decir que sería bueno que los directivos fuesen auditados en todas las empresas (algunas emplean este sistema de autocontrol extensivo a directivos y no solo a personal de base o intermedio).
      En cualquier caso, estoy plenamente de acuerdo con tus reflexiones.
      Saludos.

  2. Buenos días Juan,

    Efectivamente, el extracto que comentas suele darse en un 50% de las veces. Creo que no tiene solución, ya que el “inconsistente” piensa que lo está haciendo bien porque ha soltado el rollo que leyó en la página 33 del libro supermanagement para torpes de Forges. Coincido plenamente contigo en que de ser así es una pena.

    Sin embargo, el otro 50% suelta la misma cantinela y la lleva a la práctica, sólo que ciertos empleados lo que proponen son chorradas sin ninguna base (en alguna ocasión), por lo que es lógico que no les haga ni caso (Dando por hecho que lee la propuesta y ésta es injustificada) y les pida que empleen su tiempo en resolver el trabajo que tienen asignado.

    Creo que la óptica de los empleados y empresarios (o jefes) está generalmente polarizada. Hubiese sido ineteresante que Kofman hubiese podido recoger en su libro las reflexiones del jefe cuando le llevó esa propuesta, incluso haber analizado la propuesta en sí. Siempre es conveniente escuchar a las dos partes.

    Lo del 50% lo digo sin ningún dato en la mano, sino por intuición personal, pero lo que si se por experiencias personales es que hay de los dos tipos.

    Un saludo

  3. Hola Cabeza de Ratón,

    Cierto, las sugerencias no siempre son interesantes, pero siempre hay que escucharlas. Y a veces, tirarse a la piscina no viene mal, ya que algo que a priori no parece interesante puede convertirse en toda una sorpresa…

    Saludos

  4. La verdad es que tienes razón pero, ¿hasta que nivel de riesgo uno se tira a la piscina?. Difícil saberlo, es el eterno problema de los intangibles futuribles.

    Por otro lado hay que reconocer que cualquier cambio propuesto desde la base es mucho más fácil de ser comunicado y puesto en práctica.

    En lo que creo que si vamos a coincidir plenamente es que si la propuesta viene por petición ya no sólo de una persona sino del conjunto de los trabajadores (Flujo ascendente tipo japonés) hay que tirarse a la piscina de todas todas.

    Un saludo

  5. Cabeza de ratón, el nivel de riesgo asumido tiene que ser razonable, a no ser que la empresa este en fase terminal (en ese caso hay que probarlo todo). Suelo decir que, a poder ser, los errores deben ser baratos. Pero lo cierto es que hay que correr riesgos…
    Hoy voy a poner un post sobre el riesgo… ya me dirás.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s