Divagaciones Filosóficas sobre el Tiempo: Tiempo Interno vs. Tiempo Externo

procesos%20y%20tiempo[1]Hoy en Madrid ha hecho mucho calor. Quizás por eso me apetece hablar sobre el tiempo…

Todos creemos saber lo que es el tiempo pero posiblemente no sea tan sencillo definirlo de forma precisa. Normalmente entendemos el tiempo como algo dado, como algo externo a nosotros, que incluso nos genera problemas morales (¿cómo reparto mi tiempo entre el trabajo y la familia?). Pero lo importante es la perspectiva, el horizonte temporal en el que nos movemos: ¿qué prima en nuestra vida, el pasado, el presente o el futuro? San Agustín hablaba de un triple presente: el presente pasado, el presente presente (el ahora) y el presente futuro. En función de cómo primen esos tres presentes tendremos diferentes formas de entender el tiempo (y la vida). Hay personas, y empresas, que conciben su presente en clave de pasado, otras entienden que el presente es el ahora, y finalmente, otras muchas viven en un presente cargado de futuro, de potencialidades.

El mismo Aristóteles entendía el tiempo como una medida de movimiento, como una medida del cambio entre un antes y un después (lleno de infinitos momentos), en el que el ahora se torna imposible (y quizás eterno).

La gran pregunta es: ¿Tiene sentido el tiempo sin sujeto? Creo que no. El tiempo requiere un “yo” que lo conciba. Quizás por eso San Agustín afirmaba que el tiempo esta en nosotros, que el mismo sujeto es el tiempo (concepción interna del tiempo). Esto nos lleva a la “eterna” pugna entre dos concepciones del tiempo: la interna y la externa. Posiblemente Heiddeger intentaba unificarlas al afirmar que “nosotros damos el tiempo al reloj”, queriendo decir que el tiempo interno es el que posibilita la existencia de un tiempo externo, y que ambos son reales.

Es evidente que somos seres finitos, y que las empresas como “entes” sociales también lo son. Nos enfrentamos al miedo de dejar de existir, de desaparecer; un miedo que nos temporaliza, que nos hace situarnos en ese final. Ese posibilidad de anticipar el futuro nos hace responsables de lo que hacemos. Tanto las personas como las empresas se hacen a sí mismas, ya que nuestro presente siempre es un presente anticipado, en el que mirando al futuro volvemos al pasado. Lo cierto es que siempre estamos viajando en el tiempo, del futuro al pasado, y del pasado al presente, y de éste, de nuevo al futuro. Un viaje eterno entre el antes y el después que siempre nos lleva al ahora.

Por lo tanto, el tiempo se origina en nosotros, está en nosotros, pero no existe como algo externo hasta que no lo socializamos, hasta que no lo compartimos con otros. Posiblemente, el tiempo es lo que define permanentemente a los individuos y a las organizaciones.

¿Le das el tiempo a tu reloj?

133_tiempo[1]

6 comentarios en “Divagaciones Filosóficas sobre el Tiempo: Tiempo Interno vs. Tiempo Externo

  1. Vale, me he puesto un “pelín” filosófico. Uno tiene días y días… y de vez en cuando tocan temas profundos. Por cierto, estoy preparando un post sobre “teoría del conocimiento”. Prometo avisar el día antes para que nadie entre en el blog… jejeje

  2. El tiempo se crea junto con el espacio, en el momento de la gran explosión, antes no existia nada, ni siquiera el tiempo, (esto es suponiendo que no hubiera otras explosiones anteriores).
    Creo que de igual forma, nosotros al nacer creamos nuestro espacio y nuestro tiempo ( en un espacio y tiempo ya formado) y somos responsables de lo que hacemos con él. A veces nos parece que tenemos que demasiado, dando la sensación de que hay que gastarlo…. luego siempre falta.;)

  3. Venga, voy a aventurarme, aunque esto no se me dé del todo bien:
    Creo que el tiempo no ha sido tiempo hasta que el ser humano ha tomado la medida del mismo y se la ha concedido. El otro día (trivializando algo, luego me pongo un poco más serio) me mandaban una frase que decía que “la duración del tiempo es relativa: todo depende de en qué lado de la puerta del baño estás”. En parte -ahora ya en serio- Mercedes tiene algo de razón en cuanto al espacio: es una referencia para la medida del tiempo (¿cuánto tardo en cubrir esta distancia?). Pero no estoy de acuerdo en que sin espacio no hay tiempo, o mejor dicho: que no hubo tiempo. Lo que no sabemos es si antes de ninguna explosión había desarrollo (de hecho, algo generaría una explosión) por lo que, de haber podido aplicar medida, habría existido tiempo tal como lo entendemos. Quizá entendido de una forma distinta, pero si hubo evolución hasta el petardazo, por muy mínima que esta fuese (nuestras actuales milésimas de segundo), esto ya significa tiempo.
    Por cierto… ¿qué tiempo hace por ahí? (no, es broma).
    Perdón por el rollo y la extensión. Comprendedlo, son las horas de la noche.
    Saludos.

  4. Pingback: Balance de 2009: Gracias a todos y ¡Feliz 2010! « Jano 2.0

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s