Rumores, son rumores…

rumor[1]La rumorología representa el sistema de comunicación extraoficial de las organizaciones (las redes informales). Aunque hay que tener en cuenta que puede ser inexacta, suele funcionar bien en determinadas situaciones: comunicar cambios de cualquier tipo, comunicar valores, crear cultura , cohesionar grupos… 

Es evidente que la rumorología es especialmente importante en momentos de crisis, ya que es la forma de comunicación más rápida y posiblemente la más utilizada cuando alguien no se atreve a decir directamente lo que tiene que decir.

A pesar de lo que piensan muchos, la rumorología no es necesariamente mala y juega un papel importante como mecanismo de comunicación. Una buena relación con ella puede ayudar a todos a lograr sus objetivos, siempre y cuando no sobrepase los límites razonables.

La rumorología puede seguir diferentes patrones: rama única, cotilleo masivo (una sola persona se lo cuenta a todos), probabilístico, en racimo…El más habitual es el racimo (contar el rumor de forma selectiva a otros), en el que sólo ciertos individuos repiten lo que oyen. Según parece, sólo el 10% de los participantes en un racimo rumorológico son muy activos, es decir, “cotillas”. Normalmente los “cotillas” son personas abiertas, amigables, extrovertidas, y lo más importante, tienen trabajos que les permiten cruzar fronteras entre departamentales, unidades…

Según las investigaciones que he leído sobre el tema, la rumorología es más veloz que los canales formales, su exactitud es de un 75%, las personas confían en ella cuando se sienten inseguras o amenazadas (ante cambios organizativos) y los empleados adquieren la mayor parte de la información mediante la rumorología. Lo cierto es que la mayoría de estas conclusiones son bastante previsibles. La que más me sorprende es la de la exactitud, ya que un 75% de fiabilidad es un nivel muy alto.

Creo que ningún directivo en su sano juicio intenta suprimir la rumorología (como hacía el directivo de un post de hace algunas semanas, “Café y Conocimiento”). Pero a pesar de su importancia, muchos la obvian. Craso error.

Para finalizar dos preguntas: según vuestra experiencia qué fiabilidad tiene la rumorología y qué porcentaje de cotillas tienen los racimos.

5 comentarios en “Rumores, son rumores…

  1. Hola, Juan:
    tengo que confesar que yo he sido complaciente como receptor de rumorología… hasta que me di cuenta de que la certeza de la presunta información no estaba más que basada en eso: en presunciones. Es cierto que el rumor es otro canal de información en la empresa, pero es necesario ser muy (pero que muy) precavido. Yo también estoy sorprendido con el porcentaje de exactitud porque, discriminando, yo pertenecí al restante 25% de información inexacta.
    Saludos.

  2. Hola Juan,

    Tengo varias dudas ya que no toda la rumorología tiene el mismo valor. Pongamos por ejemplo dos rumores habituales: fulanito está liado con menganita o fulanito podría ser ascendido… está claro que el primero de los rumores no tendrá más valor que el puramente morboso, y ocioso, pero el segundo podría generar cambios importantes dentro de la organización. ¿Habría que hacerle caso? Pues dependerá de la función de cada uno pero si eres un intrapeneur deberías estar enterado ya que o es o podría ser una oportunidad para empezar algo.

    Saludos,

  3. Es interesante percibirlo como dos canales alternativos.
    La rumorología es viral e informal, mientras que el canal formal puede carecer de algunos matices pues en ocasiones resulta demasiado oficial
    Saludos

  4. El rumor, en sí mismo, no para nada beneficioso y convendremos en que su aparición es un síntoma claro de deficiencias en la comunicación estructurada. Sin embargo, pocas son las organizaciones que no muestran cierto tipo de rumorología o lo que también se llama “el murmullo”.
    El segundo problema del rumor es que es fácilmente manipulable y claramente manipulador. He visto casos en los que el propio interesado ha lanzado un rumor y ha medido el tiempo en que le ha vuelto, casi siempre desvirtualizado y fuera de contexto. Luego, es manipulable, además de altamente manipulador.
    El tercer problema con el rumor es que casi siempre está basado en cuestiones morbosas o malas noticias, nunca en lo contrario. No esperemos que una buena noticia nos llegue anticipada por el rumor.
    El rumor es mucho más creible que la noticia. Cuarto problema. Al igual que cuesta mucho cambiar una primera impresión, cuesta todavía más deshacer el mal causado por un rumor infundado.
    El rumor parte del hecho de que su difusor conoce una notica que no le es dado revelar, luego es una traición a la confianza, eso en el caso de que el rumor tenga algo de creíble.
    Y por último el “calumnia que algo queda” es consustancial al rumor. Y si no, apliquemos aquello de que “cuando el río suena agua lleva”.
    Saludos.

  5. Más que mi opinión, os contaré mi experiencia. Desde finales de verano en mi empresa comenzaron a circular rumores acerca de un futuro bien negro para todos los miembros de mi departamento. Cada semana el rumor nos hablaba de una fecha: que si el 4 de septiembre, que si el 15, que si no pasábamos de fin de mes… Los rumores llegaron por dos vías distintas (creo que una intencionada, llamémosla “oficial”) y eran tan frecuentes que me hicieron prepararme mentalmente para el despido y para el futuro más inmediato, así que después de varios años pensando en matricularme en un máster y echar cuentas, decidí por fin hacerlo.

    El 23 de octubre, algo después de lo que los rumores decían, yo y mis compañeros fuimos despedidos. Conocer las intenciones de la dirección con anterioridad me permitió irme desprendiendo del nexo emocional que me había unido a un proyecto durante diez años, vencer los miedos para enfrentarme al máster y obviar la falta de tacto de dirección al comunicar el despido.

    El rumor me lleva al máster, el máster a Juan Carrión, Juan Carrión al entusiasmo post-clase. Gracias, rumor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s