Maltratar al Diferente

mobbing[1]

Las culturas muy “fuertes” aguantan mal a los que se salen de lo establecido. Esto puede dar origen a lo que muchos denominan “mobbing” (acoso moral en el trabajo). Si un individuo es diferente, o especialmente brillante, y los demás ven una amenaza potencial en él, es práctica habitual que unos cuantos se alíen para “darle caza” (normalmente los más mediocres, envidiosos y viles). Aunque en muchas ocasiones, es el propio jefe el que se encarga directamente del tema…

Los comportamientos que se producen en estas situaciones pueden ser muy variados: sabotear sus contribuciones, difundir rumores infundados sobre su vida privada o su trabajo, evaluarle de forma injusta, aislarle socialmente, vejarle constantemente…

Las empresas y los directivos que “cazan” o permiten que otros “cacen” personas fracasan estrepitosamente desde un punto de vista ético. Si en una empresa lo diferente da miedo, las cosas van mal… muy mal.

¡Viva la diversidad y la tolerancia!

About these ads

8 comentarios en “Maltratar al Diferente

  1. ¡Qué razón tienes Juan!

    Sin duda, el principal responsable de que haya ‘mobbing’ en una empresa, oficina o departamento es el propio jefe.

    Al igual que un profesor es responsable de lo que ocurre en su clase, el jefe es responsable de lo que ocurre a su alrededor en la oficina.

    En la mano de la persona que coordina el trabajo está trabajar para conseguir las metas o minar el trabajo del equipo frustrándolo y alentando comportamientos nada éticos.

  2. Aquí os dejo abrir un e-libro muy útil para que lo miréis, se llama “Manual y espejo de cortesanos”, de C. Martín Pérez.

    http://www.personal.able.es/cm.perez/comentarioslibros.html
    http://www.personal.able.es/cm.perez/Manual_y_espejo_de_cortesanos.pdf

    Simula, disimula, no ofendas a nadie y de todos desconfía: antiguo consejo para un joven Rey Sol que te servirá para desenvolverte y medrar en la Corte en la que todos sobrevivimos. Donde hay un grupo de personas, existirá una lucha por el poder, alguien lo conseguirá y a su sombra crecerán los cortesanos que conspirarán para quitárselo o para agarrarse a una porción de poder dentro de su Corte. Tal vez aún no te hayan contado cómo funciona todo esto. Te guste o no, ya estás metido de lleno en la Corte y es mejor que domines sus reglas. Despierta, otros ya te llevan ventaja. Es hora de medrar.

    Saludos

  3. Hola,

    Importa algo lo que yo u otros escribamos aquí o allí.
    La ética, aún tomada con alfileres o en sentido amplio, en las grandes organizaciones se ha perdido.
    Como resultado, todo lo que estamos contemplando en la economía a nivel mundial, y como digo yo, hasta que dure, cuando haga bum ya veremos que nos inventamos.
    Salu2

  4. Manel,

    Yo creo que importa… Hay que buscar y encontrar nuevos modelos de empresa. No se puede tirar la toalla. Las organizaciones en el fondo son personas, y las personas pueden cambiar.

    Ánimo, creamos en el ser humano.

    Un saldo.

  5. Hola Juan, felicidades por tu santo.

    Por desgracia, las referencias de Carolus son una representación literaria tan intrinsecamente humanas como lo son el instinto de supervivencia en el desierto, o el llanto de un niño pidiendo leche. El hombre (de forma genérica), busca posicionamiento, no ya para sobrevivir, sino para “supervivir” (entiéndaseme el palabro en términos puramente materialistas).

    Nuestra sociedad se ha desarrollado científica y económicamente, pero socialmente nos hemos dejado plumas por el camino en forma de valores, y si no actuamos con celeridad, seguirá abriéndose la brecha respecto a los otros dos frentes citados.

    Yo veo el problema, no ya en la gente que brota enrrededor del poder establecido, sino en aquellos que lo alcanzan y lo protegen usando la mismas formas que antaño criticaban. Una vez más, una cosa es predicar y otra dar trigo.

    Necesitamos a la gente que nos enseña a cosechar valores de una forma diferente, que cree en ellos aún a costa de arrisgar el poder y la influencia alcanzada, y que lleva sus convicciones al fin del mundo. Gente con “honor”. ¡¡Ummh, cómo me gusta esa cualidad humana cuando es bien aplicada¡¡

    No hay que desesperar. Hay gente así dispersa por el mundo. Cómo decía el gran Ernest Shackleton :”No abandones nunca; siempre hay un último movimiento”.

    Un afectuoso saludo a la concurrencia.

    Fran Romero
    Fuerza y Valor

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s