Enanismo Mental: Visiones Unívocas de la Realidad

Los domingos suelo comprar dos periódicos, normalmente el  ABC y EL PAÍS. La verdad es que es fascinante ver el mundo desde puntos de vista tan opuestos y tan sectarios.

Por ejemplo ayer,  el ABC abría con el siguiente titular: “Marea humana contra el aborto” y EL PAÍS con “El 70% de votantes de Rajoy cree que el caso Gürtel le aleja de La Moncloa”. Cada periódico a su rollo, como es lógico.

A mí, la verdad, me parece que tanto el caso Gürtel  como permitir que una niña de 16 años decida aborta, son cosas aberrantes. Pero parece ser que si eres de derechas tienes que intentar minimizar mentalmente las fechorías de “el bigotes”, Correa, Costa y ¿Camps?. De la misma forma, si eres de izquierdas todo apunta a que tienes que ser un proabortista radical. Sin duda, la política es un extraordinario ejemplo de cómo las personas tendemos a someternos al pensamiento de otros, en muchos casos sin ninguna reflexión real.

Desde mi punto de vista, en los partidos políticos se suelen producir procesos de “endoculturamiento” (¿lavado de cerebro / evangelización?) sumamente duros y no muy lejanos a los que se producen en las sectas. Dichos procesos se sustentan en la creación de culturas de alto control normativo, en las que pocos pueden opinar, y todos se ven obligados a reforzar la visión del líder (o la de sus principales asesores…). En este tipo de organizaciones las disonancias siempre se solucionan mediante el conformismo, el acatamiento, el autoengaño, el miedo, la obediencia a la autoridad y la total ausencia de autocrítica…

Lo curioso es que aquellos que llevan mucho tiempo perteneciendo a las “sectas” ya ni siquiera sufren disonancias. Han perdido la capacidad de pensar por sí mismos. “Que el líder dice Y, pues Y a muerte…”. Quizás algunos todavía se pregunten cómo se generan las dictaduras o los genocidios…

Realmente me quedo fascinado ante la incapacidad de los sistemas democráticos para generar partidos políticos cuyo funcionamiento interno sea mínimamente democrático. En el fondo, la mayor parte de ellos no son más que pequeñas dictaduras dentro de una democracia, al servicio de una visión parcial y sesgada de la realidad. Evidentemente si quieres estar dentro de estos sistemas sociales, tienes que aceptar dicha visión (a poder ser sin preguntas).

En definitiva: ¿Por qué nos sorprende que dentro de un partido pueda haber opiniones divergentes? ¿Por qué nos sorprende que una persona de izquierdas pueda pensar que abortar es matar a un ser humano? ¿Por qué nos sorprende que una persona de derechas pueda no ser religiosa, o incluso ser pro-abortista? Parece ser que tenemos todo ordenado en categorías cerradas, en las que las visiones del mundo son rígidas e imposibles de mezclar. Pero la riqueza está en la diversidad de pensamiento. Sólo los débiles mentales se encuadran en categorías estáticas y cerradas. Quizás por eso la mayor parte de los políticos dan mucho miedo: dejamos que seres encerrados en visiones unívocas e inamovibles de la realidad tomen las decisiones de estado. Y a los medios de comunicación que manejan, que nos informen “objetivamente” sobre lo que pasa en el mundo… Tremendo.

Babys_pol_ticos[1]

¿Se podría extrapolar esta reflexión al funcionamiento de las empresas…?

About these ads

27 comentarios en “Enanismo Mental: Visiones Unívocas de la Realidad

  1. Hola Juan, no sé si el post te ha quedado muy duro, más bien creo que has resumido a la perfección la situación de la política actualmente en España.

    Si bien en un principio todos necesitamos establecer categorías (por varias razones: ahorro cognitivo, integración de la norma social, etc…) por desgracia la disonancia cognitiva en política brilla por su ausencia, salvo contados casos que terminan abandonando la formación o pasándose a otra (en el PSOE ya se han ido unos cuantos).

    De todas formas lo que más me molesta es la división que nos quieren vender, a mi juicio anacrónica, entre izquierda y derecha. Parece que ser de izquierdas es “guay”, es moderno y ser de derechas es “facha” o retrógrado.

    Ojalá se establecieran microdemocracias en política, pero las ansias de poder pasan por encima de todo en muchas ocasiones. Y creo que lo peor es la “profesionalización” de la política: muchos cargos empiezan a trabajar de jóvenes como concejales y se jubilan como senadores, sin pasar jamás por la empresa privada ( a no ser que llevarse unas comisiones se considere participar en la empresa privada).

    Me encantaría que en un futuro se rompieran los muros que encierran en la actualidad a los partidos: muros que provocan el pensamiento único, el sectarismo y a lucha de poder.

    Saludos,
    Oliver

    • Hola Oliver,

      Es cierto que en política es difícil la existencia de disonancia cognitiva. Pero creo que Salgado la vivió el otro día… y Rajoy la sigue viviendo con el tema de Valencia…
      En cuanto a lo que comentas sobre la división izquierda-derecha, estoy de acuerdo, es anacrónico.
      Y respecto a la profesionalización de los políticos es una pena, aprenden desde los 2X a medrar en los partidos. Y son adoctrinados de forma muy intensa en ideas radicalizadas. Los que duden en alguna parte del proceso serán desechados, y al final llega a la vida pública lo peor de lo peor. Las más pelotas, los más arrastrados, los que nunca han ejercido el pensamiento crítico. Es un sistema enfermo.
      Que esa gente trabaje en una empresa es inviable. En la mayoría de los caos sólo son capaces de asumir cargos representativos al retirarse de la política (a los cincuenta y tantos).
      Un saludo.
      Juan

  2. Buen post, Juan. Me ha gustado. ¡Qué gran verdad! El poder de la masa. Trabajar en equipo no significa ser todos iguales ni respetar sin más cualquier cosa que venga desde arriba. John Stuart Mill en On Liberty, escribe: “Dado que la opinión general o prevaleciente sobre cualquier asunto rara vez, o nunca, es toda la verdad, sólo se tiene la oportunidad de llegar al resto de la verdad mediante el choque de opiniones diversas”.

    Salu2.

  3. Buen análisis de nuestro modelo político. Yo reniego a menudo de nuestra clase política pero, haciendo un ejercicio de autocritica bastante doloroso, desgraciadamente creo que tenemos los políticos que nos merecemos. Porque si no fuera así encontraríamos la forma de pasar de la queja a la acción y cambiar a este modelo tan poco profesional y tan poco útil para el país por otro que fuera al menos un poquito más honesto.

    • Gracias Eugenio. La verdad es que tienes parte de razón, hacemos poco para que las cosas cambien.
      Por cierto, ¿qué harías para pasar a otro modelo más útil y honesto?
      Nos vemos la próxima semana ¿no?
      Un saludo.
      Juan

  4. más que comportamientos sectarios lo que abunda, porque parece ser lo que se busca, es el forofismo: ¡Porque somos los mejores…! ¡Campeoooones…! ¡Oé, oé, oé, oé! Más simple, menos complicado, solo hay que decir ¡beeeee! y seguir al lider

  5. Buen post, Juan, mi opinión es que la pereza y el miedo mueven el mundo, lo que es una icuriosa paradoja. La pereza porque muchas veces nos adherimos o no a un determinado grupo sólo para que alguien piense por nosotros, sin ningún afán, en la mayoría de los casos, de cambiar o cuestionar nada, con lo que hay millones de opiniones perdidas, diluídas y simplificadas en una determinada línea de pensamiento. El miedo porque a la mayoría de las personas les asusta la simple idea de pensar por sí mismas o de tomar una decisión por miedo a equivocarse.
    En definitiva, por complementar y con tu permiso, yo ampliaría el concepto a “Enanismo perezoso-asustadizo mental”.
    Un saludo a todos.

  6. Me quedo con una frase, para enmarcar:

    “los políticos dan mucho miedo: dejamos que seres encerrados en visiones unívocas e inamovibles de la realidad tomen las decisiones de estado”

    Es buenísima, y además no solo aplicable a políticos.

    Un saludo.

  7. Y si esa empresa está profundamente influida por determinada ideología ya es el no va más.

    Recuerdo cuando era guionista en un programa de televisión. Lo primero que se nos dijo es que, antes que nada éramos “progresistas” y eso que se supone que era un programa que pretendía ser un “informativo humorístico”.

    Así pasó que, curiosamente, los que se quejaban de que el programa estaba un tanto escorado fueron “invitados a salir”. Por supuesto, según la dirección, fueron decisiones en las que no había nada político. Pero siempre me quedó una duda… ¿Por qué precisamente esos “elementos discordantes”, que precisamente eran gente muy experimentada?

  8. ¿Realmente es la politica así?, ¿somos exclusivamente de izquierdas o de derechas?. La política, como la vida empresarial, tiende a maximizar las cuestiones para poder organizar a las masas.Es como una gigantesca cinta transportadora, de pequeñas bolas de metal, que las guía por surcos para recogerlas en los recipientes deseados. La bolita que no quiera entrar…será expulsada.
    ¿Alguien ha visto una bandera republicana “de derechas”?, Existe. Roja, Amarilla, Roja, y con el escudo repúblicano y la corona mural.

  9. Hola Juan, yo creo que el centro en realidad es la mitad del posicionamiento, es decir otro lugar de encasillamiento. No es la ponderación de la mesura. UCD se convirtió en un avispero y Suarez en el CDS jugó a la banda de ser el ala izquierda de AP.
    Opino que puedes tener posiciones “radicalizadas” siempre sin estar encasillado y lo que es mas importante, respetando al otro. Puedes no estar de acuerdo. Existian Carlistas en Izquierda Unida, Falangistas repúblicanos y anti-capitalistas. Evidentemente puedes estar totalemente en contra, pero no es lo típico y lo tópico.
    Otras posiciones se venden como radicales y en esencia son sumisas.

  10. ¿Qué tal Juan?

    En este sentido, un partido político es hoy por hoy una muestra más del borreguismo social que impera en nuestros días.

    El Parlamento es (o debiera ser) la representación del pueblo y la viva voz de la opinión pública, trabajando en pos de alcanzar el bien cómun (asemejable al óptimo paretiano). Si fuese así, cada diputado tendría el deber político y moral de expresar y votar lo que piensa o considera mejor para alcanzar ese fin.

    Por todo ello, las opiniones disidentes serían constructivas para la democracia, y la enriquecerían. Sin embargo, se sanciona al diputado que se sale de la línea de su partido.

    Un partido político es una muestra más del neandertalismo más profundo. Diría que el sistema de partidos y la política en general están pidiendo a gritos un giro en torno a culturas cromañonas y a un mayor sentido de la responsabilidad política.

    Un abrazo,

    Javier García
    Derecho y ADE
    CUNEF

  11. Realmente este post ha dado para comentarios muy interesantes, y desde luego para reflexionar.
    Creo que la democracia actual está aun digeriendo el fin de la guerra fría. Cuando G.Bush padre dijo aquello “Del nuevo orden mundial” hacia 1989, era muy consciente de lo que implicaba esa frase.
    La interveción de la OTAN en Yugoslavia sin la autorización El modelo Anglosajón de democracia cada vez penetra mas en el mundo mediterraneo, y ese modelo estaría bien en los S. XVIII y XIX, pero ahora….. Toda la realidad que se sustentó en la guerra fría cae en pedazos, cuando vemos la perpetuación de Putin en Rusia con su falsa democracia. Los partidos son la expresión del borreguismo y de la incoherencia….¿hacia donde vamos?

  12. Pingback: El Efecto Asch (que no Axe…), Borregismo Total « Jano 2.0

  13. aquí un alumno tuyo que entra por primera vez en tu Blog-

    la divergencia en el pensamiento, el cuestionarse las cosas, en resumen, la anteposición de la razón a todo lo demás, ya fue un proceso por el que pasaron los viejos Romanos hace 2000 años, hacia el final de la república…cómo se repite la historia.

    El principal problema que veo yo es que cualquier discrepancia con las posturas oficiales, sea de un partido político o de cualquier otra organización, es entendido siempre como un signo de debilidad, de falta de convicción para con la causa. Hay que hacer piña como sea y dar una imagen de unidad a costa de cualquier cosa, incluso a costa de situarse en un extremo del espectro político y ahuyentar, con ello a votantes más “librepensadores”. Hay mucho miedo en una postura así, no queremos que alguien nos identifique con una debilidad de carácter, de estar medio influenciado por las tesis del “enemigo”.

    Curiosamente, cuando revienta el corsé, cuando hay más libertad, salen de debajo de las piedras los defensores de posturas más laxas que, anteriormente, por pura cobardía, cayaban y hasta defendían a ultranza los viejos credos.

  14. Buenas tardes Juan soy un compañero tuyo de la UDIMA y he leído tu post y como nos dejaste el enlace he leído el artículo, la verdad que es muy sano leer dos incluso 3 periódicos, solo tienes que leer una noticia del día que te “impacte” y luego leer el otro periódico de marras , muchas veces no tengo más remedio que esbozar una sonrisa, y luego pensar, y muchas de las veces llegas a la conclusión que uno miente como un bellaco y el otro dice las verdades a medias.
    Pasando a otro tema hay personas de derechas, de izquierda, que tienen una venda en los ojos defendiendo lo indefendible, yo las suelo evitar y pasar de ellas, porque no me aportan nada pero……. qué casualidad cuando a cualquiera de ellas le toca el bolsillo toman otra posición que por lo general es errática.
    Un cordial saludo.
    Emilio Lozano

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s