Nuevas Concepciones del Trabajo: El Alucinante Caso de Mike y la Navegación…

Un comentario realizado por José Antonio Muñoz Alises me ha recordado un curioso caso…

Hace años me impactó mucho un tipo llamado Mike (americano, claro) que trabajaba como freelance para Sun Microsystems (se presentaba en la oficina con barba y chilaba…). El tipo colaboraba con nosotros dos semanas al mes (sólo por la mañana, por lo que a veces había que suplicarle que trabajara alguna horita más…) y otras dos semanas navegaba por el mediterráneo con su mujer (se había casado con una catalana).

Recuerdo que en mi primera semana de trabajo en Sun, se me acercó y me dijo: “Juan, yo sólo trabajo una semana al mes para tu departamento y cobro el triple que los demás consultores”. Pensé que no le llamaría jamás, pero me equivoqué… Con el tiempo me di cuenta que Mike era una persona clave dentro de la organización, con una capacidad de aprendizaje infinita para la tecnología. Lo más curioso es que había estudiado historia del arte, mientras que el resto de consultores de Sun eran telecos (muchos de ellos profesores de la escuela de telecomunicaciones de la politécnica), ingenieros informáticos… Mike sabía mucho más que la mayoría de ellos y además dominaba todas las áreas. Un talento tecnológico integral,  que por supuesto, cobraba bastante más que la mayoría de los directivos de Sun.

Por cierto, se me olvidaba: se le ofreció entrar en plantilla (en nómina) y lo rechazó. La verdad es que le ofrecimos una nómina que venía a ser menos de la mitad de lo que ganaba (que era una auténtica pasta…). Su reflexión fue: ¿me decís que queréis que venga todos los días a trabajar, mañana y tarde, y me ofrecéis menos de la mitad de lo que gano actualmente? El hombre no entendía nada. Un español en su sano juicio seguro que hubiera aceptado la oferta, pero para Mike era una porquería.

Nuevas concepciones del trabajo… que todavía no entendemos por estas latitudes.

Mike navegando...

Anuncios

13 comentarios en “Nuevas Concepciones del Trabajo: El Alucinante Caso de Mike y la Navegación…

  1. Tengo amigos en EEUU, y algo que ellos no entienden es que los españoles tengamos un trabajo para toda la vida, es como si nos sirvieramos para otra cosa. Ellos tiene una visión más dinánica y vital.

  2. Hola Juan, curioso caso el que expones, aunque tengo que discrepar radicalmente contigo. Entiendo que estamos ante una persona que debido a sus circunstancias innatas puede ser un prodigio. Si por su talento natural se puede permitir ser un fenómeno de la consultoria, aprender y absorver talento y conocimientos y luego ser bohemio a tiempo parcial, pues mi mas cordial enhorabuena. ¡Ojala tuviese yo ese don!.
    Otra cosa es que ciertamente, en muchisimos áspectos de la vida profesional y laboral, aquí estamos en la edad media aún. Un cordial saludo.

    • Hola José Manuel, evidentemente esta permitido discrepar… hace más rico el debate.

      Es cierto que Mike es un prodigio de la tecnología que se puede permitir lo que quiera (me ha encantado lo de bohemio a tiempo parcial…) y evidentemente no todo el mundo tiene ese talento.

      En cualquier caso, creo que no discrepamos tanto… Tampoco creo que todo el mundo pueda ser como Mike.

      Por cierto en EE.UU. dicen que “el que tiene algún talento tiene clientes, el que no una nómina”. Acojonante.

  3. Para mí Mike ha hecho algo muy sencillo de decir pero a la vez muy difícil de conseguir: trabajar para vivir y no vivir para trabajar.

    Así de simple. Y lo digo desde la máxima envidia, que me corroe.

  4. Bueno, ese es mi objetivo para los 50. Algo es algo.

    Éste es otro interesante tema que daría para interminables sesiones de discusión (por cierto, algo que os propongo hacer al menos una vez al mes en algún mítico café. No está mal retomar las buenas costumbres de nuestros insignes pensadores del siglo XX).

    Lo cierto es que nuestro paradigma cultural, dista mucho del modelo americano. Sin entrar a valorar cual aporta más al crecimiento personal, es obvio que el rol de garante de la protección individual que los españoles atribuimos al Estado, ha ido degenerando con el tiempo hasta desembocar en un modelo mental tendente a derivar y disipar la responsabilidad individual sobre el propio estado.

    Es otra arista del viejo debate entre colectivismo e individualismo. En éste caso, el resultado esta a la vista: Una sociedad de alta inercia al cambio, acomodada, conformista, desmotivada y de un nivel creativo que da pavor. Creo que el exceso de proteccionismo ha mermado nuestra capacidad de supervivencia; como le ocurrió a aquel ratón que con vehemencia exigía su pedazo de queso.

    Hace un par de años escribí un artículo para “Induempleo” sobre este tema, y creo recordar que tú, Juan, lo mencionabas en alguno de tus posts. “Cuando en una sociedad, el 70% de los universitarios tienen como máxima aspiración profesional convertirse en funcionarios públicos, es que algo no hemos hecho bien.”. Aquellos que debieran reflexionar sobre lo que pueden aportar a la sociedad, son los primeros en exigir y demandarle a la colectividad sus parabienes.

    Por supuesto que el estado, como órgano colectivo de protección, debe velar por la existencia de herramientas y mecanismos que garanticen los derechos de sus ciudadanos, pero en ningún caso heredar las responsabilidades que le atañen a cada hijo de vecino y convertirlas en derecho irrefutable por nueva ley natural. Si actúa así, acabaremos viniendo al mundo con un documento escrito, con todos los derechos exigidos, atado al cordón umbilical; y negándonos a dejar el cómodo útero de mamá mientras que la copia sellada, firmada y registrada ante la administración competente, no nos garantice que papá se hará cargo de nosotros.

    Saludos, y perdón por la extensión.

    Fran Romero

    • Hola Fran, brillante como siempre. No tengo nada que decir, estoy absolutamente de acuerdo con todo lo que has comentado.

      Por cierto, lo de vernos de vez en cuando para tomar un cafetito, charlar y arreglar el mundo me parece una gran idea… ¿cómo lo plantearías?

  5. Estoy parcialmente de acuerdo con vuestros comentarios loando la capacidad de innovación y adaptabilidad al cambio que tienen los americanos como contraposición a nuestro estado acomodaticio derivado del adocenamiento al que nos hemos acostumbrados de la mano de “papa” estado.

    Pero recordemos que estos son los instrumentos de los que nos hemos dotado entre todos a través de los 2 últimos siglos y que es común a toda europa (con sus singularidades). Y en esta, nuestra europa, tenemos paises altamente innovadores como los alemanes, ingleses suecos…..también se puede recordar como hace 200 años en esta vieja europa se sieron los más importantes avances en materia industrial, pero a que precio, en lo que a materia de derechos de los trabajadores se refiere?. Al mismo que pagan en china ahora mismo.

    Con esta pequeña reflexión pongo sobre la mesa algo más que el modelo americano de los negocios y otro punto de vista en el debate individualismo Vs colectivismo. El primero, nos ha traido donde estamos. El segundo retiene a paises como españa en el furgón de cola del desarrollo continuamente, pero no así a países vecinos.

    Por lo tanto, quizá el problema no este tanto en el modelo (se puede ser puntero en cualquiera de los dos, pero más humano en el segundo) sino en nuestra tradición de buscavidas que prima el buscar comida en bolsillo ajeno antes que aprender a pescar.

    Por cierto Juan, muy ilustrativa tu charla en Bilbao el viernes.

    Saludos

    • Hola Miguel Ángel, me alegro de que te gustara la charla.
      Respecto a lo que dices, es cierto que nosotros tenemos un modelo más humano, y por supuesto, el modelo del buscavidas “ladrón” se encuentra lamentablemente extendido

  6. Espectacular, acojonante, inexplicable,…. Me faltan palabras para describir la gran vida y capacidad de este señor. Pero se me plantean unas interrogante. ¿Sería bueno tener a una persona así en tu equipo de trabajo? ¿Sabría adaptarse al trabajo en equipo? ¿ A rendir por unos objetivos comunes?

    Tener a una persona así en tu equipo, egoistamente, es alentador y un seguro de sapiencia. Pero por contrapartida podría llegar a ser desmotivador, tanto para el como para el equipo. Provocar fisuras a la hora de crear team building, o buscar objetivos comunes. Es una situación dificil de manejar.

    Me quedo con su vida paralela, pero no con su visa profesional.

    Un abrazo
    Fernando

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s