Cuidado con las Bolas Bajas…

La técnica de la bola baja es una táctica de ventas muy utilizada. Consiste en convencer a las personas para que se decidan por una determinada conducta, como podría ser comprar un producto, un viaje… Y una vez que han tomado la decisión y se han comprometido a realizar la adquisición, de repente y por las buenas, se empeoran las condiciones del acuerdo inicial; diciendo, por ejemplo, que ya no hay stock del producto, que ya no quedan plazas para realizar el viaje… Lo que sea. Eso sí, a continuación se plantea la existencia de un producto/servicio prácticamente igual pero algo más caro, vaya casualidad…

Lo lógico sería que los clientes se replantearan la compra, y que en la mayoría de los casos, rechazaran la nueva oferta, ya que las condiciones iniciales del compromiso han desaparecido; pero no es así. Lo más frecuente es que una vez que se ha tomado la decisión de compra, se adquiera el segundo producto, con independencia de las condiciones planteadas.

Las investigaciones que se han realizado sobre esta técnica han demostrado su enorme eficacia, en espacial la variante propuesta por Joule. Joule demuestra que cuando el cliente es persuadido sutilmente a realizar determinadas acciones intermedias, la técnica de la bola baja es enormemente exitosa. Y sin necesidad de ejercer ningún tipo de presión…

Cuidado con las bolas bajas, que estamos en navidad…

5 comentarios en “Cuidado con las Bolas Bajas…

  1. Cierto como la vida misma.

    Es una de las ‘guerra de guerrillas’ del mundo comercial. El hecho de dirigir al cliente hacia un camino prefijado.

    Es bueno que la gente vaya con sus necesidades bien definidas sino con mucha probabilidad puede ser victima de comerciales experimentados y disgustos seguros.

    Un saludo

  2. Una posibilidad es que los consumidores somos treméndamente estúpidos, por regla general. Otra posibilidad, que no me disgusta, es que en el fondo estamos deseando, más alla del producto y servicio, que en el fondo pasa a ser superfluo, que nos engañen, que nos timen, que nos hagan sentirnos víctimas, con esto conseguimos lo que realmente necesitamos, que es quejarnos y lamentarnos, consiguiendo un tema de conversación social con el primero que encontramos en un bar. En definitiva, es como el que para conseguir una caja de cartón grande, se compra una nevera, siendo su mayor disfrute el victimismo sobre lo que le ha costado la cajita.

    Lo que me sigue sorprendiendo es que a alguien le sorprenda que nos timen o “confundan” con bolas bajas, altas o a la cabeza.

    • Hola Partisan, yo creo que no le sorprende a nadie que nos intenten confundir con bolas bajas…

      Tu comentario inicial me parece un pelín negativo sobre los consumidores, incluso victimista. No creo que la mayoría de la gente tenga la necesidad de quejarse y lamentarse continuamente (quizás los 4 eneagrámicos sean los más adictos).

      La gran mayoría no quiere ser engañada ¿o te compras una nevera por la caja de cartón?

  3. Tambien es por la relacion de consistencia y compromiso una vez que nos comprometemos es mas dificil retirar esa compra ,ya que por coherencia no podemos echarnos atras ,y el contacto directo con el comerciante sera mas embarazoso de rechazar,hay que ser duros como una roca y saber ser mas persuasivos que el que te la esta jugando.’¡

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s