Juegos Políticos y Competitividad

La política dentro de las organizaciones ha sido, y es, una constante a lo largo de la historia empresarial, y se relaciona con comportamientos intencionales que buscan aumentar o proteger los intereses de determinados individuos o grupos de poder. Esto implica que la política no es necesariamente un juego solitario, puede ser, y de hecho es, en la mayoría de los casos, un juego de grupos, de facciones que se enfrentan. El problema es que los comportamientos políticos pueden erosionar la competitividad de las organizaciones, cuando la mayoría de los individuos y grupos persiguen objetivos egoístas. Creo que es importante identificar a los jugadores políticos, sean del tipo que sean, e invitarles a trabajar en busca de los intereses colectivos. Pero seamos sinceros: no es una tarea ni fácil ni rápida.

Lo cierto es que los comportamientos políticos nunca desaparecerán de las organizaciones humanas, pero sería conveniente minimizarlos en la medida de lo posible, ya que en muchas ocasiones tienden al mal y quitan mucha energía.

Las empresas que quieran minimizar los juegos políticos tienen que apostar por la transparencia en la comunicación interna, plantearse objetivos claros, evitar los “reinos de taifas”, integrar facciones, soslayar los amiguismos… y sobre todo, seleccionar y desarrollar a personas mentalmente sanas. Esto último es importante: imaginemos una empresa llena de “psicópatas”, ¿sería posible minimizar el juego político? Pues no.

Por cierto, en momentos de crisis y miedo, los juegos políticos se recrudecen, convirtiéndose en un pesado lastre que no siempre se logra superar…

4 comentarios en “Juegos Políticos y Competitividad

  1. Hola Juan,
    Lamentablemente, en las organizaciones grandes – y a veces también en las no tan grandes- el juego político suele tener un peso grande. Por supuesto que hay excepciones, pero cuanto más amplio es el organigrama, más importancia tiene el manejo de las relaciones y de las influencias internas. Sobre todo si se trata de empresas del entorno latino, aunque yo también lo he observado en empresas americanas y alemanas, que son las que mejor conozco. De hecho, el juego político es un factor también relevante en el acceso de la mujer a las cúpulas directivas, pues parece que no se nos dan tan bien esas intrigas y estrategias “palaciegas”.
    El problema, como tu apuntas, no debería ser tanto que ese juego político exista, como cuál sea el objetivo que con él se persiga, aunque yo, para serte sincera, todavía no me he encontrado con ningún caso de altruismo. Pero no desespero…

    Un saludo!

    • Hola Astrid, mi experiencia se ha desarrollado en empresas españolas y americanas, y en general, el juego político se parece bastante. ¿Crees que es muy diferentes la forma de hacer política interna en otros países?
      Respecto a las diferencias entre sexos, no sé, yo diría que depende más del tipo de personalidad que de otra cosa. El juego político no sólo es cosa de los “grandes” machos alfa, cada vez se ven más hembras alfa, capaces no sólo de copiar el modelo, sino de mejorarlo. Pero lo cierto es que son muchas menos…
      Se me olvidaba, algunos psicólogos creen que el altruismo no existe. Espero que se equivoquen.

  2. Qué tal, Carrión?

    Desde mi experiencia te puedo decir que los juegos políticos van íntimamente ligados con el devenir de las grandes empresas, al menos en este país. Los cambios en las cúpulas siempre obedecen a juegos de poder, de influencia, lobbies. Un CEO puede caer por sus males resultados y su sucesor será siempre alguien “de la cuerda” de algún grupo de poderosos y esa cuerda, como sabes, no se forja estrictamente en base a una meritocracia laboral. Se trata de hacer relaciones dentro de un networking normalmente insano, en el que los criterios personales y egoístas suelen primar con un peso más que importante.

    Y a partir de ahí todo va en cascada. El CEO trae a sus directores que sustituyen a algunos de los anteriores, los cuales seguro que no eran malos todos, pero no son de “de la cuerda” del CEO y sus días quedan contados. Por debajo, los directores nuevos traen a sus N-2 desde trabajos anteriores en los que consiguieron crearse “una cuerda propia” o simplemente “tiran de la cuerda de otro más poderoso” y así la longitud de su cuerda se hace mayor. Y los N-2, claro, gestionan su cuerda de igual forma y traen sus gerentes que sustituyen a otros gerentes caídos en desgracia por el descabezamiento de alguno de los directivos citados anteriormente, los cuales perteneciían “una cuerda diferente”, la anterior.

    Todo en cascada, y un día se va el CEO o un N-1, viene otro y todo vuelve a empezar. ¿Reinos de taifas y amiguismos? No es que existan, es que es la forma oficial-oficiosa aprobada de recruiting y hiring en las grandes compañías. Y si no estás en ninguna de las cuerdas poco puedes hacer porque crearte una propia, ya lo sabes, es mucho más que un trabajo de artesanía y constancia.

    ¿Cómo casa esto con la competitividad? De mala manera, pero a ver quién y por qué lado se atreve a romper la cuerda. A nadie, de los que están “en la cuerda” le interesa que esto cambie así que nada cambiará, con lo que las empresas serán todo lo competitivas que esta práctica permita.

    Eso sí, nunca encontrarás a un directivo admitir que sus cargos directivos los ha seleccionado por motivos políticos. Siempre habrá sido de forma profesional, transparente, por mérito y capacidad. Si casualmente en sus selecciones finalmente han ganado los amigos o recomendados de tal o cual, esto ha sido nada más que mera coincidencia.

    Salu2

  3. Pingback: Recomendaciones de la semana – 06/02/2010 « Jesús Hernán

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s