Psicópatas Organizativos: Referentes Fracasados

Los psicópatas organizativos son individuos normales que, o bien por influencias indeseables (mentores, profesores, familiares…), o bien porque han trabajado en entornos profesionales profundamente enfermos (empresas psicópatas), han desarrollado por imitación comportamientos psicopáticos.

Estos individuos se caracterizan por una brusquedad sin sentido, por las faltas de respeto constantes, por un temperamento colérico, por un ego enardecido, por su gran capacidad para difundir rumores malintencionados, por su predisposición a crean facciones (o conmigo o contra mí), por buscar cabezas de turco (“a muerte contra éste”); en definitiva, por envenenar los entornos de trabajo a su antojo y conveniencia. El drama de estos individuos es que en algún momento de su vida tomaron como referente a un verdadero psicópata, envidiaron su éxito, lo veneraron y aprendieron sus comportamientos a través de la observación. Su gran error fue admirar a la persona equivocada.

Pero a diferencia de los psicópatas clínicos, los psicópatas organizativos, mantienen ciertas capacidades emocionales y empáticas, lo que les hace sufrir en algunos momentos puntuales (aunque seamos sinceros, en la mayoría de los casos logran programarse mentalmente para no hacerlo).

Lo más curioso es que fuera del entorno laboral, este tipo de individuos pueden parecer hasta buenas personas…

25 comentarios en “Psicópatas Organizativos: Referentes Fracasados

  1. Estas personas, suelen tener algun complejo de inferioridad, explicito o latente y por eso, llevan adelante su “venganza contra el mundo”, sin embargo siempre han tenido un mentor donde inspirarse. Su principal carencia es su impersonalidad puesto que en el momento de cruzar la puerta de la empresa, como tu dices, Juan, vuelve a ser el Dr. Jeckyll. En cuanto al coaching, si acceden, pueden llegar a derrumbarse, veo mas positivo un “contra-mentoring”, no se si me explico.

  2. Lo peor es que muchas veces en muchas empresas (de todo tamaño) te encuentras con que estos comportamientos en el personal directivo no sólo no son vistos como un problema sino que aparecen como conductas normales y en ocasiones incluso modélicas.

    Así, el psicópata, como le llamas, no es considerado como tal, sino que aparece como un trabajador preocupado, profesional, serio, muy trabajador y sobre todo comprometido. Sus defectos de forma son pequeñas licencias que puede permitirse ya ya que son este tipo de individuos “con carácter” los que “necesita” la empresa.

    Y como siempre, el problema no está tanto en el psicópata en sí, sino en el que le contrata, le mantiene y en su momento incluso le promociona. El problema viene cuando a los de más arriba no les disgustan los psicópatas porque entienden que también hace falta gente de estas características en la empresa para hacer “el trabajo sucio” porque, “un poco de miedo tampoco viene mal”.

    ¿Coaching? ¿Mentoring? Yo a veces apostaría mejor por la hipnosis regresiva.

    • Hola Cantelar,

      Buena reflexión, a veces las conductas psicopáticas pueden verse como modélicas. Terrible.

      Respecto a que el problema se encuentra en el que contrata y promociona a estos individuos (para que siembren el miedo), totalmente de acuerdo.

      En cuanto a la hipnosis regresiva… no sé, quizás sea una opción.

      Hablamos.

      Juan

  3. Según Iñaqui Piñuel, psicólogo especializado en acoso laboral, el psicópata no se cura, no sé si el psicópata organizativo tiene posibilidades con el coaching o el mentoring. En cualquier caso el primer problema será que sean conscientes de que necesitan algún tipo de ayuda puesto que habitualmente están subidos en la soberbia. Estupendo post Juan. Un saludo, Mónica

    • Hola Mónica, en este post quería diferenciar entre los psicópatas clínicos (los de verdad) y los organizativos (personas con malos referentes, pero “normales”).

      Los psicópatas clínicos no tienen cura alguna, y evidentemente el coaching o el mentoring… no consiguen nada con ellos. De hecho, creo que la psicopatía no esta considerada una enfermedad mental, sino un transtorno de personalidad antisocial.

      Un psicópata clínico nunca será consciente de necesitar ayuda, en cambio el que he denominado “psicópata organizativo” sí (simplemente tiene que desaprender de sus referentes, que no es poco…).

      Un placer tenerte por aquí.

  4. Hola Juan,

    Disculpa mi vuelta sobre lo mismo (me gusta lo que escribes ya que me hace pensar, que no es poco). Me pregunto una cosa. Hablas de coaching o mentoring como eventual solución. Vale. El tema es cómo llegas a estos psicópatas organizativos. Reciben quizás un e-mail de RRHH en el que les dicen: ha sido usted identificado como psicópata laboral por nuestros especialistas por lo que preséntese el día tal a tal hora para comenzar a recibir sesiones de Coaching a cargo de la empresa… Si están identificados… ¿no es más fácil despedirlos?

    Otra posibilidad (remota, casi nula) sería que los psicópatas admitiesen su condición y pidiesen ayuda profesional. Es broma. No creo que ninguno de estos psicópatas admita serlo. ¿Te imaginas un grupo llamado “psicópatas anónimos”…? “Hola, me llamo Fulanito y soy psicópata desde hace cuatro años.” a lo que el grupo responde “Hooooola, Fulanito. Bienvenido”. Broma otra vez.

    Lo normal es que se vean a sí mismos como personas rectas, responsables, comprometidas… Los malos son los demás.

    Y otra vez, si el psicópata se autoidentifica como tal: ¿no es más fácil despedirlos?

    El problema de este tipo de comportamientos y este tipo de individuos siempre se ven en los comportamientos de los demás, no en los propios, e insisto en que a veces al empresario o al accionista, mientras los objetivos se cumplan, no le importa demasiado hacer la vista gorda.

    • Hola Cante,

      Efectivamente, ante un psicópata clínico la única opción es el despido. Genera tanto daño y dolor a su alrededor que aunque sea un gran profesional técnicamente hablando, no merece la pena mantenerlo.

      Ante lo que hemos denominado un psicópata social, creo que puede merecer la pena, en algunos casos, la reeducación.

  5. El tipo de organización y el ambiente pueden promover aun mas este tipo de actitudes. Si el psicopata organizativo convive con una cultura en la que predomina la soberbia, el desprecio a las opiniones ajenas y la falta de respeto se acentuará mas su patología, y si encima sus responsables les apoyan…

  6. Pingback: Familia, Organización y Líderes. Cuna de valores. « Cuando las personas importan

  7. Tras la despedida anticipada del presidente anterior, en la que anunciaba la toma de posesión del nuevo presidente en unos días, el día en que ésta se produce, todo el personal de la compañía recibe la siguiente comunicación, primera del nuevo presidente:

    “Atendiendo a las necesidades derivadas de la situaci6n económica general y en aplicación de las medidas de austeridad recomendadas por el Consejo de Administración, se suprime la Dirección General de la compañía, siendo asumidas todas sus funciones por la Presidencia de la Empresa.

    D. XXXX, hasta ahora Director General de la compañía, pasa a ser Director del Foro XXXX, dependiendo directamente del Presidente.

    Esta nueva organización entra en vigor el mismo dia de la publicación de esta circular.

    Fdo. XX
    Presidente”

    Es un caso real. ¿Qué juicio os sugiere? Ninguna presentación previa acompaña a la comunicación.

    Gracias y un cordial saludo

  8. Hola Juan.

    La pregunta es si es adecuado que la primera comunicación del Presidente, en el día de su toma de posesión, sea sobre la eliminación de la Dirección General y la destitución del Director General. Da una enorme sensación de urgencia y emergencia, en mi opinión. ¿Por qué el primer día?

    El contexto es fuerte reducción de gastos y austeridad.

    ¿No se echa de menos unas líneas de presentación de su visión de la empresa y del camino a seguir? ¿No genera miedo e incertidumbre? ¿Es normal?

  9. la desaparición de este tipo de individuos de una organización es primordial, para lo cual considero absolutamente imprescindible tomar medidas expeditivas, es decir denuncia y despido, al final todo termina en acoso laboral y daños muy graves a las personas que los sufren, la salud se deteriora notablemente con este tipo de seres.

  10. Esta actitud tiene un nombre ACOSO LABORAL. Llevo dos años siendo acosada en la empresa por una persona de esas características y no se que hacer…. sólo me queda denunciar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s