El Jefe Ingeniero, a sus cositas…

El jefe ingeniero suele plantear hasta el más nimio problema como una integral triple o una ecuación diferencial irresoluble (esto le lleva a ser un tanto lento tomando decisiones). Si no puede convertir su problema en una integral triple, ahoga su frustración montando una hoja de cálculo de 4000×4000, o desarrollando el mismo una aplicación que le permita modelizarlo. En definitiva, se centran en los detalles analíticos despreciando todo lo demás. Es un curioso ser que confunde los fines con los medios. Por ejemplo, la mayoría de la gente sabe que la tecnología siempre es un medio para hacer algo, menos el jefe ingeniero, que suele convertirla en un fin en sí misma (sin importar su valor real). Suele decir cosas del tipo: “en mi empresa hemos desarrollado una tecnología cuántica que permite hacer el pino con las orejas mientras juegas al tetris en la PDA” (normalmente este tipo de frase se acompaña con una mirada de superioridad…). Fascinante ¿verdad?

La mayor estupidez de este tipo de jefe es que al dedicarse a sus “cositas” (“¡vaya!, no me funciona el Scalextric de la oficina, voy a ver si lo puedo arreglar…”), suele olvidar que trabaja con personas. Quizás por eso, es muy raro que una empresa dirigida por ingenieros tenga un departamento de recursos humanos (mejor dicho “personal”), que vaya más allá de hacer nóminas o tramitar despidos. Curiosa coincidencia…

Además, el jefe ingeniero nunca (repito, ¡NUNCA!) será capaz de admitir que no sabe algo (no está programado para decir “no lo sé”). Por otro lado, conseguir que un jefe ingeniero admita un error es un hecho heroico, sólo al alcance de otro jefe, más jefe y más ingeniero. Y por supuesto, si sus modelos analíticos (ecuaciones) fallan, es capaz de echarle la culpa al mundo, por no ajustarse correctamente a ellos.

P.D: sé de lo que hablo, tengo la desgracia de ser ingeniero… Eso sí, ingeniero informático, que somos menos ingenieros… ¿no?

28 comentarios en “El Jefe Ingeniero, a sus cositas…

  1. Es aterrador para los ingenieros encontrarse con la variable persona, porque aún no han logrado despejarla en función de nada. Ahí está su gracia. Tantos años y tanto esfuerzo para nada. Cualquiera sin más preparación que la que da la vida se les puede poner por delante…

    • Pero qué dices… “Tantos años y tanto esfuerzo para nada” ??? No, tantos años y tanto esfuerzo para que TÚ puedas encender un grifo y que salga agua, para que TÚ puedas acceder a Internet, para que TÚ puedas ver la televisión, para que hables por teléfono, para que calientes en el microondas y enfríes en el frigorífico, para que laves tu ropa en la lavadora y no en el pozo del pueblo, para que vayas en coche, en tren, en avión… ¿Y ahora me vienes tú y me dices “tantos años y tanto esfuerzo para nada”?

  2. Pues es verdad. Pero creo que antes era peor. Con el tiempo han ido bajando a la tierra. Yo recuerdo cuando hacía selección hace unos años que eran los perfiles más difíciles. Por eso, porque te miraban por encima del hombro. Pero creo que eso ha mejorado, auqnue ya no hago selección.

    Congrats!!

    http://www.twitter.com/antoniopamos

  3. Creo que estáis exagerando con un estereotipo ya un poco trasnochado. Es cierto que los ingenieros somos en general muy analíticos, que no sabemos trabajar demasiado bien en equipo o que las relaciones interpersonales no son nuestro fuerte porque, para bien o para mal, así es como nos han ‘conformado’. He tenido varios jefes ingenieros y adolecían de estos fallos, pero también es verdad que tenían un rigor y una seriedad intelectual de la que adolecían otros jefes que he padecido, y además no van por el mundo vendiendo humo.

  4. Hola Enrique, es cierto que es un estereotipo, y como tal admite todo tipo de excepciones. De hecho conozco a extraordinarios jefes ingenieros, que no sólo aportan rigor, sino también otro tipo de habilidades “blandas”. Pero nos cuesta más que a otros…

  5. Si, yo tambien creo que es un tópico. Pero cuidado con ellos, por que en muchas ocasiones, como en el refranero, se oculta la verdad estadística.

    Claro que no todos los Ingenieros somos así, pero es obvio que todos tenemos esas tendencias, en mayor o menor medida.

    Lo importante es identificar esas desviaciones y corregirlas. Ser autocríticos y algo más mundanos. Claro que, para eso, se necesita asumir que esos modos y maneras no son los correctos; y no tengo muy claro que la mayoría estén dispuestos a asumir esas disfunciones del comportamiento cuando se alcanzan puestos directivos.

    Por si acaso, seguiré leyendo a Neruda y Machado, y al genial Cortázar (felizmente descubierto en mi último viaje a Argentina). Más que nada por compensar. No vaya a ser que tanta tecnología me atrofie el cerebro, y me impida ver que tengo seres humanos cuya felicidad depende de mis decisiones.

    Saludos para todos.

    Fran Romero
    Fuerza y Valor

    • Hola Fran, como siempre brillante en tus planteamientos. También creo que tenemos que hacer autocrítica e intentar aprender.

      Me encanta que un ingeniero de pro se preocupe por leer a Neruda, a Machado o a Cortazar. Gran ejemplo.

      Un abrazo.

  6. Juan,

    Sólo puedo estar de acuerdo contigo en tu última afirmación donde indicas que los ingenieros informáticos sois menos ingenieros.

    De hecho yo tengo dos titulaciones en Ingeniería y no me identifico en absoluto con el retrato que realizas del jefe ingeniero. Por mi experiencia, ni la responsbailidad (jefe) ni la titulación (ingeniero) determinan que seamos insensibles a las personas y problemas de las Organizaciones puesto que nuestra vocación y orientación es precisamente la de resolver problemas mediante el uso del conocimiento científico.

  7. Hola Jordi, me he dado una vuelta por tu blog y me ha parecido interesante. Seguiré leyéndolo.

    Respecto a lo que comentas, y haciendo un ejercicio de buen rollo, decirte que el post es una parodia al estilo dilbert sobre el jefe ingeniero. Y por supuesto no tienes que sentirte identificado con el estereotipo. Lo único que pretende es facilitar la autoreflexión.

    Sin embargo, te hago dos reflexiones sobre tu comentario:

    – ¿Qué necesidad tienes de escribir el primer parrafo? Lo único que refleja es un sentimiento de superioridad que no lleva a nada. ¿Vas a darle la razón a Antonio Pamos respecto a que los ingenieros miramos a los demás por encima del hombro, incluso a los ingenieros no pata negra? Espero que no.

    – ¿Qué necesidad tienes de decir en el segundo párrafo que tienes dos titulaciones en ingeniería? ¿Quieres decir que tu eres más ingeniero que los demás? Vaya, en el estereotipo (ese con el que no te identificas) se dice eso de “más jefe y más ingeniero”. Espero que no quisieras decir eso.

    No sé, desde el buen rollo, reflexionalo…

    Respecto a lo que dices después, totalmente de acuerdo: ni la responsabilidad ni la titulación determinan que seamos insensibles a las personas y a los problemas organizativos.

    En cuanto a que la orientación del ingeniero es resolver los problemas mediante el uso del conocimiento científico, decirte que la dirección de empresas no es una ciencia, es una práctica. Así que el conocimiento científico aplica poco, poco, poco, en multitud de casos.

    Pues nada más, nos leemos.

  8. Hola Juan,

    Interesante tema el que planteas.

    En una de las empresas en las que trabajado se dedicaba al desarrollo de software y mis superiores directos eran ingenieros informáticos y querían controlarnos absolutamente todo. Me supervisaban hasta las tareas más nimias y necesitábamos autorización para casi todo y cuando intentabas hacerles razonar que eso no era operativo no lo entendían. Poco a poco fui haciéndoles razonar y tener mi parcela de autonomía y conseguí implantar cosas y procedimientos.

    Realice muchos procesos de selección para incorporar a la compañía perfiles de programadores, analistas, jefes de proyecto, etc. y eso supone que entreviste a muchos ingenieros. Te encuentras personas muy buenas a nivel técnico que tienen muchas carencias comunicativas. Luego muchos te miran por encima del hombro y cuando ven que un seleccionador se defiende en la parte técnica de la entrevista se sorprenden y les pones en más de un renuncio. Después te encuentras con gente muy maja. Eso si, son personas muy cuadriculadas donde todo tiene que tener una razón medible y les cuesta reconocer que no saben algo. Personalmente fue una experiencia que me aporto mucho y que me hizo conocer otro perfil de personas muy distintas a lo que conocía hasta ese momento.

    Saludos,

    Juan Martínez de Salinas

  9. Yo no soy un ingeniero, pero casualmente casi siempre he tenido jefes ingenieros y, la verdad, cuando les recuerdo se parecen como un huevo a una castaña. Lo único que tienen en común son unas muy desarrolladas capacidades analíticas y técnicas superiores a la media de los trabajados, pero como jefes, lo que se dice como jefes, me he encontrado desde auténticos líderes con una capacidad buenísima para gestionar grupos a otros muy mediocres con una capacidad de motivación y dirección nula.

    Hay de todo, pero creo que no es su condición de ingenieros lo que les hace ser mejores o peores jefes. Los profesionales se forjan y moldean trabajando, no en la carrera, que no es más que una base de conocimiento. La división de “los de ciencias” y “los de letras” desaparece cuando desaparecen los exámenes y la realidad laboral desarolla un necesario “mestizaje” de caracteres.

    Por cierto, el estereotipo reflejado en el artículo me parece muy gracioso y la referencia Dilbert muy acertada.

    Saludos.

    • Hola Cante,

      Es cierto, el ingeniero, en general, tiene una alta capacidad analítica. Por cierto, me gusta eso del “mestizaje” de caracteres…

      Me alegro de que el post te pareciera gracioso, a lo mejor un día de estos vuelvo a dibujar y me pongo a publicar tiras cómicas. Eso sí que es difícil.

  10. Hola Juan, cuanta verdad en tan pocas palabras, ya he sufrido y sufro jefes ingenieros, muchas veces se creen una raza superior, y solo por el hecho de ser ingenieros se consideran mejores que los demás. Porque como me tienen dicho, ” es que ingeniero viene de ingenio”.
    Y a la hora de la verdad, como independencia de si eres ingeniero o no, lo que cuenta es tu actitud y las competencias que desarrolles para según que puestos, pero ellos aún nolo ven así.
    En fin, habrá que seguir sufriendolos, que se le va a hacer,
    Un saludo

  11. Lo que está claro es que lo que hace falta para dirigir bien a un equipo no se aprende en las carreras de ingeniería. Y me pregunto si en otras carreras sí se aprende o quizá esas otras carreras permitieron desarrollar otras habilidades (fuera del mundo académico) más pronto en la vida.
    Y por defender un poquito a los ingenieros: sí, es cierto que en muchos casos tienen menos capacidad de comunicación, de asumir la incertidumbre y confiar en la intuición y son menos creativos. Pero también en muchos casos tienen una gran capacidad de análisis, de trabajo y tienden a esforzarse en cumplir sus compromisos. Y por supuesto me baso en una muestra muy pequeña así que no prentendo sacar conclusiones generales…

    Saludos!

  12. Mi padre es teleco, ejem. Pero matizado por el hecho de que sus auténticas vocaciones son la astronomía y la historia, lo cual creo que le imprime una flexibilidad que a veces desconcierta mucho a sus compañeros.

  13. Creo que se esta definiendo al ingeniero de hace unas decadas, actualmete el infojobs ya se encarga de que los ingenieros no se crean los “master del universo”, mostrando ofrertas 20.000 €, pidiendo de 2 a 3 años de experiencia, y en las que hay unos 315 candidatos inscritos. Se acabo la era del ingeniero por el que las empresas se pelean. Por otro lado considero que actualmente y cada vez mas las escuelas de ingenieria “hornenan” personas y no maquinas analiticas, a las que se les hace trabajar en equipo, y se les forma tambien, aunque poco, en humanidades, despues de todo son ingenieros. Tambien hay multitud de postgrados dirigidos a ingenieros en los que una gran parte de la formación esta orientada a dirigir personas, al fin y al cabo para ser ingeniero no hay que dejar ser humano, cambiar tus amistades de siempre por ingenieros-amigos ó cortarse el pelo para que la cabeza parezca mas cuadrada.
    Apostemos por los nuevos ingenieros y desterremos el esteriotipo.

    • Hola Víctor,

      Totalmente de acuerdo. Yo conozco de cerca la escuela de ingenieros industriales de la UPM, y cuando acaban les cuentan cosas muy interesantes.

      ¡Vivan los nuevos ingenieros! Más humanos, más humildes…

  14. Como defensor acérrimo de la idea que las personas no se pueden / deben dirigir con principios ingenieriles, está claro que no puedo sino apoyar la idea de Juan, que he desarrollado admás en mi libro “las falacias del tecnomanagement”(1).

    Y también, entendiendo la reacción de los ingenieros que no se han sentido identificados con la descripción, quisiera interceder como abogado de la defensa ;-) y decir que Juan no se refiere probablemente al diploma recibido, ni al puesto ocupado, sino a un tipo arquetípico de comportamientos.

    Conozco a psicólogos que son jefes ingenieros, y conozco a ingenieros que son convencidos humanistas.

    Pero el jefe ingeniero existe, cualquiera que sea su formación, y el nombre resulta apropiado por el hecho que se reclama de la ingeniería con la que justifica todas sus decisiones.

    Son muchos los que padecen cuantofrenia, y lo peor, es que están convencidos de que son ellos los sanos.

    MHC
    http://libros.fractalteams.com

    • Hola Michel,

      Efectivamente, me refería más al arquetipo de comportamiento que a la titulación real. Por fin alguien me entiende…

      Por cierto Michel, he estado leyendo algunos trozos de tus libros. Realmente interesantes. Me encantan.

      Un abrazo.

      Juan

  15. Hola Juan y resto,

    En otro post hablas del Kanban, el Seis Sigma, … Las empresas españolas todavía están a años luz de obtener pleno rendimiento de estas herramientas, muchas las aplican y lo que es peor piensan que ya lo han hecho todo con ellas. El número de empresas que lo aplican correctamente se pueden contar con los dedos de una oreja. El fallo en todas es el mismo y deriva de que cuando vas a visitar una planta de Toyota lo que ves es el JIT, el Kanban y toda la demás parafernalia. Nadie le hace un TAC cerebral a los operarios. Allí es donde está la clave de la diferencia. Y si sigues con un TAC de los directivos te acercarás más a la raíz de las diferencias entre unos y otros.

    Hace poco he lanzado desde mi empresa, Improva, una campaña sobre temas de Lean Manufacturing. Cuando al otro lado del teléfono te contestan que lo tienen ya resuelto y que son super Lean, no puedo menos que partirme de risa. No es prepotencia. En España, ni tan siquiera en el sector del automóvil las cosas funcionan como deberían. El Toyota Production System a la europea es el clásico mecanicismo.

    A veces me siento desesperado de predicar en el desierto y tengo la sensación estar explicándole los colores a un ciego que nunca verá ni comprenderá.

    Un saludo:

    Fernando Gastón

    Ingeniero estudiante de Psicología por la UOC

    • Hola Fernando,

      Me ha encantado eso de que la diferencia sólo se puede encontrar haciendo un TAC cerebral a operarios y directivos.

      A nosotros nos pasa lo mismo cuando hablamos de cambios culturales, de innovación, de nuevos planteamientos estratégicos, de culturas innovadoras, de 2.0, de NoMiedo, de diversidad… Todo tiene que ver con la evolución mental, y de momento, vamos con cierto retraso…

      Un saludo.

  16. Pingback: Recomendaciones de la semana – 13/02/2010 « Jesús Hernán

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s