Paloma Desmotivada

Hace un par de años Paloma terminó derecho con unas calificaciones excelentes. Como siempre le había parecido interesante el mundo de la empresa, decidió continuar sus estudios haciendo un Master en Recursos Humanos, en el que aprendió multitud de cosas, incluida la teoría de la equidad…

Paloma es una persona apasionada, brillante y carismática; y quizás por eso no tuvo ningún problema a la hora de encontrar trabajo. Después de entrevistarse con varias organizaciones, recibió un par de ofertas y finalmente se decantó por una conocida compañía farmacéutica. Estaba muy contenta: un trabajo sugerente en una importante multinacional, una gran oportunidad de aprendizaje y un sueldo realmente bueno dada su experiencia (1600 euros al mes, que no está nada mal para empezar).

Ha pasado un año desde que Paloma se incorporó a la empresa. Su trabajo ha sido estimulante, y muy satisfactorio, incluso más de lo nunca hubiera imaginado. Según cuenta, su jefe es un gran profesional del que considera que puede aprender mucho. A finales de año estaba encantada con él porque había valorado su desempeño de forma muy positiva, y le había subido el sueldo por las buenas (a 1760 euros mensuales). Pero a pesar de todo, Paloma lleva un mes absolutamente hundida y profundamente desmotivada… ¿Por qué? Porque a primeros de año la empresa ha contratado a otra chica recién graduada (en la misma escuela de negocios), y aunque no tiene ninguna experiencia laboral, se ha enterado que cobra lo mismo que ella. Está furiosa, muy furiosa, y dice que se va a poner a buscar otro trabajo.

La situación de Paloma me ha recordado la importancia de la equidad en la motivación. Lo cierto es que en el trabajo tendemos a comparar lo que aportamos (experiencia, formación, talento…) y lo que obtenemos (sueldo, aprendizaje, reconocimiento…) con lo que aportan y obtienen nuestros compañeros; y si percibimos cierto nivel de injusticia, primero nos tensionamos y finalmente nos desmotivamos.

En cualquier caso, y por abrir el debate, me resulta sorprendente como una persona tan joven se puede desmotivar tan rápidamente; y más después de haber recibido una extraordinaria evaluación del desempeño y una subida salarial del 10% (con la que está cayendo por el mundo…)

¿Qué se le puede aconsejar a Paloma?

36 comentarios en “Paloma Desmotivada

  1. Es una situación compleja. En primer lugar porque para recibir una oferta así al terminar los estudios es algo irreal pero, tomándo como cierto, la única opción que le queda a Paloma es pensar si la compañía fue justa con ella.

    En este caso es obvio que si lo fue, y mucho, por lo que por su parte no debería desmotivarse. Pero como esto es bastante complicado, la solución debe partir de algún compañero que detecte la situación y la comunique a la empresa y esta a su vez le proponga un plan de carrera profesional definido, con formación, con niveles salariales en el tiempo. En definitiva, tratar de hacer que se sienta especial.

    Pese a todo esto, pienso que la motivación en una empresa es como el enamoramiento, físicamente no puede durar más de 3 años. Luego se puede estar agusto en la compañía o amar/querer a tu pareja. Pero ese estado de exaltación que nos proporciona el inicio de una relación con una persona física o jurídica es casi imposible recuperarlo con el paso de los 3 años.

  2. Naturalmente este comentario es enfocando el caso desde la primera perspectiva que me viene a la mente. Habría que conocer el caso en profundidad.

    Yo le aconsejaría que se concentrara en sus objetivos y olvidara comparse con los demás o al menos si se compara que haga comparaciones en ambos sentidos, y vea la cantidad de gente que está recien graduada, y está en condiciones pésimas, otros incluso no se pudieron permitir un máster. Que lea: “Cuentan de un sabio que un día” de Calderón.

    Relacionar el sueldo con la motivación, y más con mi motivación, es un error. Otra cosa es con mís necesidades, y habría que relativizar. Pensemos más en lo que yo busco que en lo que otros tienen.

    Por otra parte, que tenga cuidado con las tentaciones de los dos últimos pecados capitales: envidia y soberbia… nos alejan de la motivación y alejan a los motivados.

    • Hola Juan, sabio consejo el de olvidarse de los demás y concentrarse en los objetivos personales. Y efectivamente, si se compara con la mayor parte de las personas de su edad, no tiene motivo alguno para quejarse.

      Respecto a relacionar el sueldo con la motivación, posiblemente sea un error pero es muy frecuente. En cualquer caso, no creo que la cuestión sea esa. De hecho, Paloma no cree que cobre poco, objetivamente esta contenta con su sueldo. Pienso que el problema surge por su percepción de inequidad.

      Respecto a la enviadia y la soberbia, creo que tienes toda la razón. El problema es que cuando uno/una es brillante con 26 o 27 años no es fácil controlar las tentaciones…

  3. Un motivo más para que me convenza en la teoria de que los sueldos tienen que tener una gran parte en variable y que dicho sueldo se ajuste al desempeño real del trabajador.

    Soluciones para Paloma? Cambiar de empresa porque la motivación no la recupera ni subiendo el salario

    • Hola Remo, sin duda ajustar las compensaciones al desempeño es el reto. El problema es la valoración objetiva del desempeño… tema que da para otro post (incluso para un libro)

      Respecto a lo que comentas sobre la imposibilidad de recuperar la motivación, no estoy de acuerdo. Creo que la huida no es la única solución, y de la adversidad (o de la percepción de adversidad) también se aprende.

      Personalmente creo que si su jefe toca las teclas adecuadas la puede recuperar. El problema es que no todas las teclas suenan igual en cada persona…

  4. Hola Juan. Creo que a Paloma le falta motivación intrínseca. El dinero, status, reconocimiento social…están muy bien, pero son, al fin y al cabo, factores externos. Habría que preguntarse por qué le da tanta rabia lo que ha sucedido.

    Me llama la atención el estado de ánimo que describes: “furiosa”. El hecho podría ser para estar algo “mosqueada” o “cabreada”, pero furiosa…me parece algo exagerado.

    Estoy de acuerdo con Manuel en lo referente a los planes de carrera, pero en desacuerdo en el sentido de comparar el enamoramiento con la motivación. La motivación intrínseca debería estar ahí siempre. Si no estamos enamorados de nosotros toda la vida, nuestra autoestima poco lo agradecerá, y menos en el terreno laboral.

    En cualquier caso me planteo varias preguntas: ¿cómo e enteró tan rápido delo que cobraba su compañera? ¿quizás su compañera tenga algún valor añadido que ella desconoce?

    • Hola Oliver / Sergio,

      Creo que es un error habitual pensar que la motivación es un rasgo de personalidad, es decir, algo que unas personas tienen y otras no. Por eso no creo que a Paloma le falte motivación intrínseca, sin duda la puede desarrollar. Eso sí, tendrá que aprender a hacerlo.

      Respecto al término furiosa, quizás ha sido una exageración mía. Hubiera sido mejor utilizar palabras como: irritada, enfadada, molesta, disgustada…

      Por otro lado, creo que por mucha motivación intrínseca que logre desarrollar una persona, su motivación global depende enormemente de factores situacionales.

      No sé cómo se enteró de lo que cobra su nueva compañera, ni si ésta aporta algún valor añadido especial.

  5. A Paloma habría que decirle que lo que importa es si ella considera que su compensación es la adecuada a su contribución, independientemente de lo que ocurra a su alrededor. Le recomendaría también que se leyera este post: http://www.optimainfinito.com/2009/01/t-eres-tu-nico-competidor.html
    Si antes de conocer el sueldo de su nueva compañera estaba satisfecha, ¿por qué ahora no?
    A los que habría que poner en un plan de mejora urgente es a su jefe y a los de RRHH de su empresa. Esta querencia por el “café para todos” es síntoma inequívoco de falta de liderazgo grave.

    • Hola José Miguel,

      Lo curioso es que, como comentaba, ella no se sentía mal pagada antes, ni se considera mal pagada ahora. Me temo que lo que piensa es algo como esto: “si yo entré cobrando 1600 Euros, y después de trabajar un año a gran nivel, cobro 1760 euros, es injusto que ella entre cobrando la misma cantidad que cobro ahora. Es injusto, ella no ha demostrado nada, yo sí”.

      Personalmente creo, que lo que ella realmente quiere no es ganar más, sino que su compañera cobre menos (maldad según Cipolla). Paradojas de la mente humana…

      Respecto a la falta de liderazgo, no tengo información.

  6. Hola a todos,
    de todos los comentarios, el que más comparto es el de Formación y Talento; estoy convencido que la compañera tiene algún valor que Paloma desconoce.
    Por otra parte, ella ha obtenido reconocimiento profesional que se ha plasmado en salario.
    El contexto de la contratación es algo que ha podido cambiar igualmente de un año para otro, las circunstancias del mercado, etc.
    En definitiva, no puede enfurecerse sin investigar un poco más en profundidad las causas por las cuales eso ha sido así.
    Pienso que como casi todo, debería hablarlo con sus responsables, exponer el tema, y resolverlo antes de que se enquiste.
    Buen debate, Saludos,
    Pepe Moral Moreno

    • Hola Pepe,

      Es posible que la compañera tenga algún valor especial, pero de momento no lo sabemos (ni Paloma lo sabe).

      Por otro lado, investigar las causas, puede ser interesante, pero no creo que calme su desasosiego. Es un tema más emocional que racional.

      Por supuesto, estoy de acuerdo en que debería hablar con su jefe, exponerle su percepción, hablar y resolver el tema de la mejor forma posible.

  7. Hola Juan, no veo razones para que Paloma esté desmotivada. Ya dice el dicho que “Las comparaciones son odiosas”, ¿que ha cambiado respecto a la situación que tenía antes de entrar esa chica nueva? ¿no estaba contenta con lo que cobraba y con la subida?, ¿le parece poco ese sueldo para la experiencia que tiene?, siempre he pensado que cada uno tiene que valorarse por lo que a uno le toca y valorar su sueldo en base a su trabajo y no en lo que cobran los demás y no compararse con nadie porque siempre habrá alguien que está o es mejor sea justo o injusto. Y por último ¿se planteó ella, la misma situación respecto a otros compañeros cuando le ofrecieron ese sueldo y la subida?
    Y si no está contenta con lo que cobra (no en lo que cobra la compañera) tiene la puerta abierta y la libertad para cambiar de trabajo

    • Hola Nacho,

      Las razón es sencilla: percepción de inequidad. Como he comentado, estaba contenta con lo que cobraba y encantada con la subida.

      Estoy contigo en que deberíamos compararnos con los demás, pero lo hacemos, queramos o no. Otra cosa es que haya personas capaces de aceptarlo y asumirlo sin problemas. ¿Cuántos antos de los 30?

      Respecto a si se planteó lo injusto de su sueldo respecto al de otros compañeros, no lo sé, pero probablemente no. Casi todo el mundo piensa que si cobra más es porque se lo merece…

      Y como decía antes, su problema no es lo que cobra ella, es lo que cobra su nueva compañera.

      Es cierto que se podría ir de la empresa, pero no creo que ahora le resulte fácil. Y me da pena que deje una buena empresa, en la que disfruta trabajando, por algo así.

  8. Hola Paloma ¿Cómo estás?

    He tenido noticias de lo que te está ocurriendo. ¿Crees que podrías comentarlo con tu jefe?

    Si lo haces ya me contarás cómo ha ido.

    Un beso

  9. Pues yo aplicaría la regla de las tres “P”. A decir:

    PACIENCIA: Para no tomar decisiones de forma pasional. En esos momentos en los que uno se siente aparcado por el entorno, poco valorado o menospreciado por decisiones que entendemos injustas, lo mejor es tomar distancia, dedicarse mas tiempo uno msmo, y relativizar las supuestas afrentas sufridas. El tiempo, afortunadamente, lima las esquinas de nuestra percepción.

    PRUDENCIA: Medir cada acto, cada toma de decisión, cada palabra. Un acaloramiento inoportuno, puede complicar un camino despejado y claro. A veces, las piedras que encontramos nos parecen enormes e inamovibles. Si no cometemos barbaridades, quizás podamos sortearlas sin necesidad de moverlas, y continuar por ese camino que nos aportaba agradables satisfaciones.

    PERSEVERANCIA: Nunca arrojar la toalla cuando entendamos que el camino que seguíamos merecía mucho la pena. Abandonar, es un acto de cobardía. Siempre hay un último movimiento. Sobre todo cuando esta en juego algo que para nosotros tiene un alto valor.

    Quizás os suene a manual de autoayuda, pero no os engañéis; sólo es sentido común, y experiencia personal.

    Casos como el de Paloma son tan habituales en el día a día de las Empresas, como las nubes en el cielo. Muy amenudo, la igualdad termina siendo la mayor y más injusta de las desigualdades.

    ¿Un consejo?…que aprenda a valorarse a sí misma sin utilizar la herramienta de la comparación con terceros, y pida aquello que crea justo por su desempeño y rendimiento.

    Un saludo a todos, y a Paloma, por supuesto.

    Fran Romero
    Fuerza y Valor

  10. Paloma es joven, muy joven, y laboralmente un auténtico lactante.

    Yo le preguntaría a Paloma si conoce el sueldo del resto de los trabajadores de su empresa. A lo mejor se encuentra con que alguien que lleva trabajando diez años más que ella en funciones similares gana lo mismo, menos o apenas cien euros más. ¿Se desmotivaría al conocer la situación de esos presuntamente agraviados con su llegada? Seguro que le importa poco o nada, o incluso piensa que no es injusto porque ella, oh sí, tiene grandes notas en la carrera y un MBA. ¿Resulta que algunos de los demás también..? Bueno, cosas que pasan. ¿A que eso, joven Paloma, no te dolería tanto?

    Mañana Paloma, brillante y ambiciosa, se venderá bien, como sabe, en una entrevista para incorporarse a otra empresa y, como digo, posiblemente su llegada pondrá furioso y desmotivado a alguien que se haya dejado los cuernos por su empresa durante largos años. Incluso puede que Paloma se incopore como jefe de ese alguien. ¿Rechazarás el puestopor este motivo, Paloma? No te va a importar una leche y lo entiendo, porque esto es una carrera.

    En el mundo laboral lo malo de las injusticias no es que se produzcan, sino que te perjudiquen. Cuando lo beneficiados somos nosotros podemos sin problema mirar para otro lado o incluso podemos llegar a tratar de justificarlas (“yo es que se cuatro idiomas”, para justificar nuna jefatura en la que no se habla más de uno y medio).

    Por eso Paloma, comprendo tu cabreo, que todos hemos sido jóvenes, pero se te debe pasar desde hoy. Míralo por este lado. Podían haberte colocado a la nueva de jefa… O podían haberte despedido para meterla a ella. ¿Crees que esas cosas no pasan, incluso con los mejores y más preparados? Ay, Paloma, Palomita…

    Consejos:

    En el mundo laboral no mires a los lados, sino de frente. Tus victorias con tuyas y nada tienen que ver con las derrotas de los de al lado. Aquí cada día hay muchos ganadores, muchos perdedores y millones de empates.

    Ten prudencia y paciencia, como dice Fran. Te quedan demasiadas cosas por ver y esto, en breve será una de las cosas más tibias que te hayan pasado.

    No bajes la guardia. Si crees que eres la mejor tienes que seguir demostrando que lo eres. Si por razón del cabreo y la desmotivación empiezas a “pasar” y a bajar tu rendimiento, encima les vas a dar la razón y te van a comparar con esa otra chica que entró nueva, que mira cómo curra y qué buena es, no como Paloma, que entró con mucha fuerza y a las primeras de cambio se ha desconectado. ¿Crees que van a entender tu desmotivación? Sería admitir que su molítica de recursos humanos es pésima. No lo harán. Será más fácil decir que no vales y como decía Ramoncín en su canción Nicaragua: “No dejes que te digan lo que vales”, porque, como dijo Lafontaine: “La mayor desgracia es merecer la desgracia”.

    Ve buscando otro trabajo. Aquí, justo o no, no vas a sentirte a gusto más y estas en el momento adecuado para dar los saltos que te propongas.

    P.D. Perdona el rollo, Juan

  11. La motivación es un término un tanto complejo, por cuanto es difícil de medir salvo en términos absolutos: o estás o no estás. Y además, depende de factores poco consistentes.
    Yo prefiero hablar de positivismo, concepto que se inspira más en una suma progresiva de factores intrínsecos.
    Pero si la sensación de Paloma es la de desmotivación, la solución sólo la veo en la reflexión previa a la acción. Voy en la línea de Fran.
    Reflexión acerca de los valores que nos gusta recibir de nuestro amor, en este caso, de la empresa a quien le hemos abierto nuestro “corazón emocional”.
    Reflexión acerca de si deben o no influirnos las relaciones de nuestro amor con otros “enamorados suyos”. ¿Porqué estamos tan atentos a infidelidades?¿Es o no es bueno sumar? Si yo gano un sueldo que creo es correcto… ¿porqué me molesta que otro también lo gane? ¿incluso que gane más?¿Porqué no utilizo ese nuevo dato para aumentar mis perspectivas?
    Y entonces, la acción.
    Acción en cuanto a mis objetivos.
    Acción en cuanto a las estrategias para llegar adonde quiero.

    ¡Me apunto a esa escalada!
    Joan Carles Martínez

  12. Hola Juan, personalmente creo que mas que aconsejar a Paloma, habría que darle un tiempo para que reflexione
    y en todo caso, ayudarle a ver todo lo positivo que tiene
    su trabajo actual.
    Si el único motivo que tiene para cambiar de trabajo es el sueldo, ¿por qué no habla con su jefe sobre el tema?.
    Creo que si está decidida a cambiar sólo por el tema de dinero, no tiene absolutamente nada que perder y debería hablar con su jefe. Esto es lo que yo haria si estuviese en su lugar porque ciertamente he pasado por la misma experiencia que ella pero el motivo económico nunca ha sido suficiente por sí mismo para que me decidiera a cambiar de trabajo.

    Un cordial saludo y mis mejores deseos para Paloma

  13. Hola Juan,

    Interesante debate el que se esta formando.

    Personalmente pienso que Paloma debe de plantearse ¿Qué le hizo reaccionar así? Porque por lo que comentas lo que le puso así fue el enterarse lo que cobro la recién llegada y descubrir que nada más entrar cobra como ella. Pienso que se dejo llevar por la ira y al menos es para estar mosqueada porque te hace plantearte que quizás no sea tan especial como ella creía. Y deberá poner encima de la mesa expectativas y necesidades. Esta claro que la equidad salarial no existe en esa compañía y que las evaluaciones del desempeño se usan de forma aleatoria. No tiene lógica que cuando entra una persona nueva sin experiencia cobre lo que les parezca.

    Yo le recomiendo que una vez calmada y reflexionado sobre el tema. Prepare su argumentación y manifieste su malestar de forma objetiva y razonada planeando alternativas que ayuden a mejorar ese sistema a la organización y por ende ella pueda salir beneficiada. Es una forma de demostrar una valía y unos recursos que otros no tienen.

    Saludos,

    Juan

  14. buffff, esta llegara lejos………..
    vaya generaciones que nos llegan, y luego dicen de la Logse.
    Pues yo le diria que se centre en su trabajo y se deje de comparaciones. Esa es la mejor manera de conseguir lo que desea en la empresa y de ser feliz en la vida.
    Si yo me tengo que ir de una empresa sera porque considero que mis condiciones no las veo justas, me tratan mal o algo asi.

  15. Estimado Juán: Yo me conformo con una buena charla cafetera una tarde de estas. Oir tus agudas y certeras reflexiones, si que clarifica la mente.

    Un abrazo

    Fran Romero
    Fuerza y Valor

  16. Las rabietas y pataletas se curan con el tiempo. Creo que éste es un trance más por el que debe pasar Paloma. La curtirá sin duda, hasta su nivel senior.
    La influencia que ella percibirá para su futuro sobre esta experiencia, es lo importante.
    Su jefe actua como un jefe cualquiera. Si su objetivo es obtener el mejor rendimiento de sus colaboradores para que la empresa farmaceutica triunfe, pues lo tiene claro, y se focaliza en lo que le conviene a su empresa.

    A Paloma, le falta madurar, y entender que en el mundo empresarial no hay justicia. Hay intereses dentro de un mundo para nada democrático….no nos gustaría, pero es así.

    Le aconsejo, que no se deje llevar por las primeras emociones. Que evalue su situación, su recorrido, y su encuadre, en la empresa donde está. Pero que por nada del mundo, deje de mandar ella sobre su vida, y que tome sus propias decisiones de abandonar o seguir en la empresa. Quizá se equivoque, y quizá no. Lo que si es seguro, que aprenderá de esta experiencia.

  17. En su situación, de persona recién salida de la universidad (o casi) y sin experiencia, la formación en la empresa es un factor de motivación, no solo el sueldo. Y si no está satisfecha con la formación, podría pedir que la empresa le pague algunos cursos, que siempre es más fácil que le suban a uno el sueldo.

  18. Hoy es esa compañera, mañana un jefe de otra sección, pasado mañana, un comentario no tan agradable de ese superior que la valora tanto, dentro de una semana probablemete piense que es ella misma y comience un circulo vicioso de autoexigencia….puede que exagere, ¿pero cuantas veces nos hemos encontrado con situaciones similares?

  19. Me sorprende que no hay comentarios acerca de la gestión de personal de la empresa. Diría que el problema surge inicialmente por una falta de comunicación y transparencia.

    Si la empresa explica los detalles de la gestión de personal, es transparente respecto a los salarios, los objetivos y las valoraciones tanto del grupo como individuales es más fácil no llegar a situaciones como esta.

    ¿Qué puede perder la empresa si Paloma se va? ¿O si Paloma está desmotivada?

    La responsabilidad acostumbra a ser compartida inicialmente y luego uno debe asumir qué reacciones son las más positivas. Con esto quiero decir que Paloma debe responsabilizarse de sus acciones pero tampoco la empresa es inmune a ellas.

    Creo que Paloma es perfectamente recuperable y que este caso ofrece una oportunidad para mejorar tanto a la empresa como a ella misma.

    • Hola Lluis,

      Yo también creo que Paloma es recuperable, y me parece muy interesante el nuevo debate que planteas: la bondad de la política retributiva de la empresa. Creo recordar que alguien ha comentado algo sobre el tema, pero sin profundizar.

      La pregunta sería: ¿es consistente la politica retributiva de la compañía? Yo personalmente creo que la subida de sueldo de Paloma tiene mucho que ver con la contratación de la otra chica. Su jefe debió pensar: “tengo que subirle el sueldo a Paloma para que se equipare a lo que ha negociado la nueva…”

  20. Aunque me parece muy interesante tener en cuenta la politica retributiva, (nunca hay que centrarse en una posible causa) creo que es poner calderos en vez de arreglar el tejado. Probablemente ella misma continue generando otras situaciones comparativas.

  21. Un artículo muy interesante y sobre todo las distintas aportaciones y “prismas”.

    Creo que buena parte de lo que le ocurre a Paloma es debido al aprendizaje de cómo funcionan las cosas y a la felicidad que le aporta o aminora el trabajo.

    Es probable que Paloma haya aprendido que para evolucionar como profesional (y por tanto para llegar a un salario), se requiere tiempo y esfuerzo. Así que estando convencida de que debe ser así, aumenta su felicidad (y motivación) en cada nuevo paso que da dentro de su carrera y en cada aumento de su nivel salarial.
    Ahora llega otra persona y cobra lo mismo “sin haber demostrado nada” (afirmación arriesgada debido a que falta información). Paloma es menos feliz, le han cambiado las reglas del juego y la nueva persona las acepta.

    ¿Realmente le han cambiado las reglas a Paloma o es que la nueva persona tiene otras?
    ¿El reconocimiento para Paloma es sólo el nivel salarial? ¿También le han “robado” a Paloma el reconocimiento?

    Quizás debería quedarse un tiempo más en la empresa para ver si, efectivamente, el reconocimiento salarial de la nueva persona está justificado.

    Normalmente la mejor solución es la más simple y, tal como han comentado anteriormente, una probable buena opción es preguntar a su Jefe sobre este aspecto. Al preguntar no sólo plantea la situación sino que, además, informa. Por lo que Paloma tiene la oportunidad de saber si realmente es un trato injusto y la empresa (si captan el mensaje) de darse cuenta de si son suficientemente transparentes.

    Ahí es donde Paloma puede ser recuperable y volver a tener motivación. Es como el caso de la gestión de una reclamación de un cliente (si Paloma hace la reclamación, claro), si se gestiona adecuadamente le puedes fidelizar eternamente (… o hasta la siguiente reclamación).

    Si, al final, el problema es que existen distintas reglas del juego para cada persona, la pregunta sería ¿podría ser feliz en una empresa de estas características?

    Me he tomado la libertad de asignarle a Paloma una forma de percibir la realidad que realmente es la mía. Pero eso es lo divertido del asunto ¿no?, le ofrecemos a Paloma distintos enfoques de su experiencia.

    NOTA: Estimado Juan, perdona por reavivar de nuevo este “post” (¿cuál es el término en castellano? ¿artículo?, pues léase artículo). Lo leí hace tiempo y me quedé con ganas de expresar mi opinión, hasta hoy no he podido. Como lees, ya salgo de la “oscuridad” de ser sólo lector.

  22. Hola a todos,

    Paloma me comenta que le ha sido muy útil la discusión generada en el post. Le ha permitido ver múltiples puntos de vista del problema (o de su percepción del problema).

    Finalmente ha hablado con su jefe, y vuelve a estar aparentemente contenta y motivada (en un e-mail tampoco se pueden intuir bien las emociones). Ha negociado formación. No tengo más datos.

    Seguiré informando…

  23. Pingback: Recomendaciones de la semana – 20/02/2010 « Jesús Hernán

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s