Los Nativos que no Amaban a las Organizaciones 1.0

Hace un par de meses quedé con un buen amigo al que no veía hace tiempo. Mientras compartíamos unas cañas me habló de los problemas laborales de su novia de 23 o 24 años (año arriba, año abajo), que hoy me gustaría comentar y debatir con su permiso. Por cierto, él tiene treinta y bastantes… ¡Viva el amor entre nativos e inmigrantes digitales! Pero eso es otro tema…

A lo que vamos. Me contaba este amigo que su novia, una brillante nativa digital recién graduada, se había auto-despedido a los cuatro meses de haber empezado a trabajar en una de las grandes firmas de consultoría del planeta. La razón: no podía soportarlo más. Se sentía ahogada por la organización, sus viejas estructuras, sus procedimientos hiper-burocratizados, sus metodologías caducas, sus jefes estirados, sus viejas tecnologías (no podía utilizar su ordenador de última generación, ni su messenger, ni su twitter, ni su tuenti, ni su correo, ni nada…), sus valores trasnochados y su terrible y pasmosa falta de creatividad.

Lo más sorprendente es que un buen día se plantó en el despacho de su jefe y le mandó educada pero literalmente a la “mierda” después de cantarle las cuarenta. Eso sí, le cantó las cuarenta mediante un perfecto y detallado informe en el que especificaba todo aquello que desde su punto de vista no funcionaba y que la organización debería cambiar. Y se fue, así sin más, sin miedo, sin tonterías, sin hipocresía y en plena crisis. Completamente segura de que encontraría algo mejor.

Días antes de que se produjeran los hechos, mi amigo intentó tranquilizarla, con el consabido discurso: piénsalo, es una gran empresa, te pagan bien, es una gran oportunidad… No consiguió nada. A los nativos todo eso les importa un pimiento.

Es posible que esta chica sea un caso extremo, pero me hace pensar seriamente sobre el futuro de las organizaciones y su capacidad de adaptación a las nuevas generaciones de nativos digitales. Estos chicos no quieren trabajar en empresas 1.0.

Creo que los nativos inconformistas, como la novia de mi amigo, sólo tienen dos opciones: buscar organizaciones 2.0 capaces de ofrecerles el entorno que necesitan, o mejor aún, animarse a emprender.

Por cierto, menos mal que a esta chica no le dio por opositar…

39 comentarios en “Los Nativos que no Amaban a las Organizaciones 1.0

  1. Juan, ¿en qué medida puedes asociar este caso (de una persona inteligente) a su “natividad” digital antes que a su crianza en un entorno sin las penurias españolas de los 60 y 70?

      • Juan, también considero que es valiente (respecto de lo que se estila entre personas criadas en entornos de “menor abundancia”).

        Mi reflexión es que la tecnología es sólo uno de los puntos de la lista de causas que cuentas que ha hecho que intente buscar en otro sitio un mejor entorno para colmar sus aspiraciones.

        ¿Se dará este comportamiento con mayor frecuencia entre los nativos digitales porque lo sean o porque coincida que se han educado en una época donde las necesidades se han estado cubriendo sin grandes sacrificios?

  2. Cuesta entenderlo desde perspectivas más tradicionales, pero esto no es ni mucho menos un caso aislado ni extremo. Koro Castellanos lo comentaba hace un par de días en un Foro sobre Innovación y yo personalmente lo vengo observando de forma habitual y creciente en mi sector (biotecnología) desde hace ya varios años. El cambio no va a ocurrir impulsado por directivos innovadores sino que van a ser estas personas, sus nuevos valores y sus actitudes las que obliguen a las empresas 1.0 a cambiar sí o sí. Que las cifras de desempleo no lleven al engaño a nadie, porque simplemente están retrasando el fenómeno.
    Excelente post!

  3. Si opositas, pues …. depende, ¿es posible mover un elefante? …. si, pero …. hay que tender a varios infinitos (es que tengo la ingeniería “en vena”) en paciencia, en perseverancia, en resistencia, capacidad para levantarse, en optimismo …. todo cambia, es lo único “permanente” en la Vida.
    Pero si quieres algo más dinámico, ¡monta una empresa! tengo un montón de amigos a los que les va estupendamente, aunque parezca que está mal decir estas cosas en plena crisis.

  4. ¡Qué gozada!

    A mi estas cosas que comentas -y de las que José Miguel dice conocer muchos casos- me ayudan a ver lo que deseo ver (y que muchas otras veces es difícil ver: que estamos asistiendo a un cambio cultural sin precedentes que puede significar el amanecer de una nueva era en la que nuevos-viejos valores humanos van a ayudarnos a dar un salto evolutivo.

    También me resulta clarificadora la idea de que el cambio no vendrá de arriba sino de abajo. Es verdad, las revoluciones nunca han venido de arriba.

  5. Hola Juan:

    Haces referencia a algo que, desde mi punto de vista, es una de las grandes contradicciones de las organizaciones y del management en general, por lo menos, hasta ahora, a la espera de que se innove en el management y en las organizaciones. Me explico: las organizaciones buscan atraer el talento joven, el talento 2.0, con organizaciones cuyas estructuras son, digamos, 1.0. Es decir, buscar invertir en el futuro con estructuras del pasado, no con estructuras para el futuro ni del futuro. La incongruencia es supina; de ahí la incomprensión de muchos jóvenes ante esas empresas, que no entienden por desfasadas. Para inventar o conquistar el futuro hay que imaginar y pensar el futuro, y hacerlo real ya hoy mismo, pensando en que ese hoy representa la actualización (anticipación) del mañana en el presente. Esos jóvenes piensan ya con estructuras y esquemas mentales del mañana en el día de hoy, algo que muy pocas organizaciones hacen.Ahí radica el desfase, no sólo desfase generacional, sino mental y, sobre todo, organizativo y estratégico.

  6. Que razón tienes, yo sería de los casos en los que me costaría bastante vivir en una organización 1.0. Un buen relato y expreso mi apoyo a la novia de tu amigo, no está sola en su planteamiento. Un saludo @gestionpersonas

  7. Supongo que en el documento que presentó esta persona explicando los motivos de su marcha habría mas cosas aparte de la imposibilidad de usar las redes sociales. Quiza que se tuviera mas en cuenta sus opiniones, o simplemente que la empresa tuviera un foro donde los empleados puedan aportar ideas. Supongo que le gustaria una organiacion mas horizontal y participativa, con menos control normativo. Pero no estoy muy seguro de que sea cuestion de edad; quizá esta persona habia pasado ya por una organizacion innovadora, participativa… y volver a una empresa tradicional es muy duro. espero que le vayan bien las cosas

    • Hola Roberto, no conozco el documento. Yo entendí que el informe contenía todas las oportunidades de mejora que ella había identificado en la empresa: estructura, comunicación, tecnología, estrategia…

      Era su primer trabajo.

  8. Juan:
    Post muy ameno. Es un tema que empieza a sacar la cabeza, y se presta a conversación. Yo pienso que si bien es verdad que los “nativos” tienen expectativas y habitos muy diferentes a los nuestros, en su mayoría estan todavia dispuestísimos a “digerir” el entorno 1.0, a “amoldarse” si hace falta para amarrar un puesto de trabajo (e incluso ascender) aunque en el fondo no amen en absoluto lo que hacen.
    No se, la actitud de ruptura valiente que muestra esa chica puede tener mas que ver con su “inconformismo” que con su naturaleza “nativa”. De todos modos, lo que sí es cierto es que ese tipo de “frustración generacional” va a ser pan de cada día.
    Unos poquisismos van a emprender, otros tantos tendrán la suerte de encontrar organizaciones 2.0 y la mayoría se quedará ahí, aguantando al jefe de turno que le paga el salario (mientras pueda hacer su “vida nativa” fuera del trabajo) o intentando cambiar las cosas poco a poco desde adentro, pero sin atreverse a ir mas lejos. ¡¡un saludo!!

  9. Yo monté mi propia empresa de consultoría después de estar montando durante 4 años la oficina de consultoría de Ernst&Young en Barcelona. Pienso lo mismo que la chica de la experiencia de tu post.

    Ahora puedo sentirme frustrado cuando pierdo un proyecto contra ellos, conociendo las limitaciones que tienen sus enfoques y que lo único que soporta sus ofertas, en muchas ocasiones, es la marca. Si un empresario español ha sabido vapulear a la competencia extranjera (normalmente franceses) creando Mercadona, ¿porque no podemos darles en toda la línea de flotación a las prepotentes big four?

    Yo sigo en ello.

    Un saludo:

    Fernando

  10. Mi opinión es que el lugar dónde empezamos, las experiencias que vivimos al inicio de nuestra carrera profesional, son importantísimas y marcan positiva o negativamente nuestro futuro, no siendo sólo importante la empresa donde empezamos sino los compañeros y superiores que tenemos.

    No hay que irse de una gran consultora, hay que irse de cualquier empresa o entorno que no nos enriquezca o que nos limite. Si la alternativa es irse a otro país, pues bien. Si es crear una empresa, pues mejor.

    Me encantan los inconformistas porque son ellos los que nos permiten soñar con un mundo mejor.

    Felicitaciones por el artículo,

    Ángel Águeda Barrero

  11. Una cosa está clara: el efecto llamada de tu post (la nada despreciable cantidad de 11 comentarios en sólo unas horas) sugiere que es un tema con un pulso propio y un empuje creciente al que sería un error no darle la atención que merece.

    Por cierto, cuando comentes todo esto con la novia de tu amigo, seguro que se sentirá aún mejor (si es que hay algo mejor que el sueño de mandar a algunos jefes a la mierda).

    P.D. Por si me Jefa lee esto: Que no va por tiiiiii mujer, que nooooo :D

  12. Jajajajja el final es lo mejor. Opositar o no opositar esa es la cuestión.

    Me siento del todo identificada con nuestra “rebelde” de la “superempresa”. Después de renunciar un par de veces a la seguridad de organizaciones enfermas, y con la necesidad ante la que nos colocan crisis como la actual, gracias por los empujoncitos hacia lo que uno de estos días será una empresa de referencia en este y otros posts.

    Gracias de nuevo y un saludo.

  13. Creo que no es problema de que sea una multinacional 1.0, creo que el problema es genético de un gran porcentaje de las empresas españolas.

  14. las Organizaciones 1.0 no cambiaran nunca si no hay personas 2.0 en ellas que intenten un cambio cultural que propicie aquello en lo que deseariamos que fuera.
    Es cierto que las organizaciones cambian con “planes” que se empujan desde arriba. Pero sin una base inquieta y con ganas de cambiar las cosas, nada es posible. Probablemente esta chica que abandono, no tenia la energia suficiente como para impulsar con aliados un cambio interno desde abajo. Y aveces, sorprendentemente, merece la pena.

    Saludos.
    tip

    Saludos

  15. Pingback: Las Palabras y las Cosas » Archivo » La inercia del sistema

  16. Hola de nuevo! estoy descubriendo tu blog! :)

    Hace dos dias yo me fui de una empresa, en plena crisis, precisamente porque me sentía ahogada por la organización.

    Lo más curioso de todo es que la organización en sí se hacía llamar 2.0 porque escuchava a sus trabajadores… pero sólo les escuchava para quedar bien, luego es imponía un solo criterio…

  17. Hola Georgina:

    Enhorabuena por ser valiente, gracias a dios cada día somos más.
    Sólo una puntualización, -no he podido evitar que me llame la atención-, la forma en pasado del verbo escuchar se escribe con b.
    Desde el más profundo ánimo “constructivista”

    Un saludo.

      • Hola Juan

        Gracias por el apunte. Aunque sabía que no quería decir lo que quería decir, y por eso lo puse entre comillas, te agradezco la respuesta, ya que así he descubierto el significado de otro concepto, que además me ha agradado conocer.

        Siempre aprendiendo es como las personas y las organizaciones no se quedan obsoletas.

        Saludos.

        Ah¡ y Georgina
        Imaginé que eras catalana, te iba a haber dicho b alta jj
        Un saludo

  18. Hola Erika!

    Gracias por el apunte! Se que n hay escusa pero o cierto es que cuando escribo rápido en castellano se me suelen colar algunos catalanismos! xD jeje

    Un saludo y gracias!

  19. Me ha encantado el artículo. Creo que has dado en el clavo con una realidad que viven muchos recién titulados que salen hiperdigitalizados de las universidades y se encuentran de bruces con jefes y organizaciones con un fuerte gap digital a sus espaldas.

    Al leer esta entrada me he acordado de Don Tapscott y sus estudios sobre la generación Net (último libro “Grown up digital: how the net generation is changing your world”), muy buenos para profundizar en el tema.

    Un saludo y gracias por el artículo.
    Rocío Cervantes
    HRLab.es

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s