El Poder de la Situación: Reflexiones sobre El Experimento de la Cárcel de Stanford

En este experimento, uno de los más controvertidos de la psicología desde un punto de vista ético, Philip Zimbardo convirtió el sótano del departamento de Psicología de la Universidad de Stanford en una prisión simulada con un propósito claro: analizar la obediencia a la autoridad, así como la deshumanización de los prisioneros y la desindividualización de los guardias. En definitiva, Zimbardo pretendía estudiar el comportamiento de los seres humanos bajo la influencia de una serie de variables situacionales y responder algunas preguntas, cuanto menos, inquietantes: ¿Qué sucede cuando se pone a personas buenas en una mala cesta? ¿Prevalece la cordura o se impone la violencia? ¿La humanidad gana al mal, o el mal triunfa?

Sorprendentemente, la asunción de los diferentes roles fue inmediata, y los dos grupos de estudiantes (guardias y prisioneros), inicialmente muy similares en todos los aspectos, generaron una serie de cambios insospechados en menos de una semana. Los prisioneros se mostraron sumisos, dependientes, desvalidos, depresivos y enormemente pasivos. Los guardias, por el contrario, se mostraron malvados, sádicos, inflexibles y mezquinos; abusaron de su poder y estatus hasta lo inimaginable; y todo hay que decirlo, generaron un alto sentimiento de pertenencia al grupo. Desde el principio comenzaron a imponer nuevas reglas, humillando y vejando a los prisioneros de forma desalmada. Utilizaron la violencia verbal y los castigos arbitrarios en todo momento. Y en general, abusaron de la sumisión de los prisioneros siempre que pudieron.

En palabras de Zimbardo: “Pudimos observar cómo la cárcel deshumaniza a las personas, transformándolas en objetos e inoculándoles un sentimiento de desesperanza. Respecto a los guardias, nos dimos cuenta de cómo gente normal puede llegar a transformarse desde el bueno Dr. Jekyll al malvado Mr. Hyde.” Para Zimbardo la conclusión es clara: la fuerza de la situación puede ser mucho más poderosa que la personalidad del individuo.

Según la Wikipedia, las principales conclusiones del experimento de Zimbardo son las siguientes:

  1. El experimento evidencia la obediencia de las personas cuando se le proporciona una ideología legitimadora y el apoyo institucional.
  2. Se ha empleado para ilustrar la teoría de la disonancia cognitiva (de Leon Festinger) y el poder de la autoridad.
  3. El experimento apoya las teorías de la “atribución situacional” de la conducta (la situación provocó la conducta, no las personalidades de los individuos). Apoyando las conclusiones del experimento de Milgram en el mismo sentido.

En relación a este último punto, decir que tendemos a pensar que el mal (o el bien) se encuentra en el interior del individuo (orientación disposicional), sin tener muy en cuenta los factores externos (las variables situacionales). Posiblemente sobrevaloramos el peso de los factores disposicionales e infravaloramos la importancia de los situacionales.

En una entrevista, Zimbardo contrasta los resultados de su experimento con el de Milgram y concluye con tres ideas fundamentales:

  1. La obediencia a la autoridad requiere nuestra participación en el proceso de creación del mito de la autoridad, que más tarde quedará legitimada con nuestra sumisión y obediencia.
  2. La razón por la que podemos ser tan fácilmente manipulados es porque creemos en cierta invulnerabilidad personal y en un autocontrol que nos hace pensar erróneamente que somos independientes al poder de las fuerzas sociales.
  3. El mal y el daño no son necesariamente fruto de acciones de personas malvadas, sino el resultado generado por buenos burócratas que simplemente hacen su trabajo.

Este último punto, recuerda lo que comentaba Hannah Arendt a raíz del horror nazi: “los actos monstruosos, a pesar de sus horrores, son simplemente una cuestión de burócratas leales que cumplían servilmente órdenes”. Obedecer órdenes sin plantearse las consecuencias morales y sin ser consciente del mal que se puede hacer, esta muy relacionado con la delegación y la difusión de la responsabilidad.

Parafraseando a Arendt, el problema de fondo que plantean los experimentos de Zimbardo y Milgram es “la banalidad del mal”.  Cómo personas normales pueden ser  manipuladas por sistemas de poder, capaces de influir de forma insospechada en las creencias y comportamientos de los individuos mediante la creación de las condiciones situacionales adecuadas, que les permitan cometer las mayores atrocidades imaginables sin atisbo alguno de culpa o remordimiento.

Antes de conocer los experimentos de Milgram y Zimbardo tendía a pensar que el mal se encuentra en el individuo, en psicópatas tipo Hitler, Stalin o Mao Zedong; y así es en algunos casos, pero siempre hay que considerar muy seriamente los factores situacionales que logran generar estos personajes. Como dice Zimbardo, “los poderosos nunca hacen el trabajo sucio con sus propias manos”. Lo que hacen, basándose en su enfermiza imaginación, es generar las jerarquías de poder, los mecanismos de influencia y de comunicación necesarios para sembrar el odio y la desconfianza entre las personas. En definitiva, lo que hacen es implantar en las mentes de los individuos la imagen de un enemigo aterrador que amenaza su bienestar personal, su seguridad y su futuro; convirtiéndolo en un ente abstracto que no merece vivir. En los casos más extremos, las personas que han sufrido los efectos de estos sofisticados sistemas de propaganda (que no son más que profundos lavados de cerebro), son capaces de justificar incluso el genocidio. En palabras de Zimbardo: “conocemos los métodos usados por la maquinaria propagandística de Hitler para transformar a vecinos, compañeros de trabajo e incluso amigos judíos en enemigos despreciables del Estado merecedores de la solución final”. Así se consigue la sumisión de los millones de personas que hicieron posible el Tercer Reich, solo por mencionar una de las múltiples aberraciones contra la humanidad que ha cometido el ser humano en el siglo XX.

Pero podemos ir más allá del Tercer Reich y sus seis millones de muertos: ¿cómo es posible que Stalin matara a veinte millones de rusos, o Mao Zedong hiciera lo propio con treinta millones de chinos? ¿Cómo se generaron los genocidios de Sudán, Ruanda o  Camboya? ¿Cómo es posible que una persona sea capaz de matar a un vecino, y amigo, junto a sus hijos cumpliendo órdenes de un determinado gobierno?

Entiendo que el proceso mental que lleva a señalar a alguien como el enemigo a exterminar no es ni mucho menos sencillo, pero cuando se produce genera seres humanos como Eichmann, seres normales que en un momento dado de sus vidas desconectan del más mínimo atisbo de moralidad por miedo a ser rechazados por su grupo de referencia. ¿Debiles mentales que simplemente cumplían ordenes…?

Lo más espeluznante, según nos dice Zimbardo, es que cualquiera de nosotros puede llegar a ser como Eichmann o Mengele (o quizás como ese hutu que es incapaz de violar a una sola mujer más, cansado después de una larga jornada de descuartizamiento masivo de tutsis) si la situación le lleva a ello.

¿Cómo es posible que un ser humano sea capaz de renunciar por completo a su humanidad en aras de una ideología irreflexiva que le lleva a cumplir órdenes impuestas por una autoridad que le anima a destruir a todo aquel que es etiquetado como enemigo? No lo sé. Pero si sé que algunos seres humanos (quizás héroes) no se dejan arrastrar por la fuerza de la situación: recientemente en Libia una serie de militares han estado dispuestos a morir fusilados antes que atacar a sus propios compatriotas, y un par de pilotos de caza decidieron no atacar los objetivos marcados por Gadafi, prefiriendo lanzarse en paracaídas y estrellar el avión…

Todavía hay esperanza más allá del Señor de las Moscas…

About these ads

14 comentarios en “El Poder de la Situación: Reflexiones sobre El Experimento de la Cárcel de Stanford

  1. Has vuelto, y con mucha fuerza. Enhorabuena.

    La importancia de los factores situacionales está totalmente subestimada por el management actual, que se obstina en buscar la causa tanto del bueno como del mal rendimiento en los propios trabajadores, así como en negar sus propias responsabilidades.

    La caza y retención del talento es otro nuevo ejemplo. Vengo repitiendo que el concepto de Gestión del Talento (entendido como una cualidad intrínseca de algunas personas que hay que descubrir y mimar) es un contrasentido y que lo que debe hacer el management, es replantearse a sí mismo para poner las condiciones de una eclosión y un desarrollo del talento colectivo presente en toda la organización.

    Afortunadamente, terminas el artículo con una nota de optimismo (a la que suscribo).

    [El señor de las moscas…. ¡qué libro y qué película más fuertes!]

  2. Gracias por el artículo compartido y adhiero al comentario de Michel.

    Desde hace un tiempo quiero compartir mis reflexiones sobre el “compromiso” y la respuesta de los empleados en las organizaciones, a partir del discurso de empresarios locales, para los cuales es un problema del que llegaron a decir es “generacional”..uf…mucho para desarrollar. Voy a centrarme en un giro copernicano al cuestionamiento poniendo el centro de la cuestión en la responsabilidad del management y la generación de espacios de confianza en las organizaciones, mas por la linea de un cambio cultural que genere contextos apropiados para una respuesta ética del compromiso.

    A cada uno su responsabilidad, en ciertos contextos, como señala Z.Bauman, donde la retención de empleados en una organización pasa por el alto desempleo externo…dificilmente pueda reclamarse “lealtad o compromiso” ¿Verdad?

    En definitiva es responsabilidad de los empleados “hacer lo mejor dentro de lo posible” pero al management compete “hacer posible lo mejor”.

    Un tema apasionante que siempre me remite al estructuralismo de Giddens para continuar.

    Saludos

  3. Hola Juan,
    Me alegro de leerte de nuevo tras esta larga pausa.
    El experimento que relatas me parece terrible y confirma una vez más que todos – o casi todos- podemos transformarnos a peor si nos colocan ante los estímulos adecuados. Afortunadamente, esa regla también opera a la inversa y la historia está llena de héroes anónimos como los que citas y de actos de generosidad sin límite que ayudan a no perder la esperanza en un mundo mejor.
    Respecto a las organizaciones, coincido con Michel más arriba en la importancia de los factores situacionales, así como en la práctica -abundante- de confundir situación y persona. Hace un par de meses, inspirada por un cliente, escribí también sobre ese error (http://bit.ly/fv5XT4) . Porque la situación tiene fuerza y predispone, pero no nos determina.
    Un saludo,

    • Astrid, gracias a esto, he podido descubrir tu blog y suscribirme.
      Es interesante que escribas sobre el error fundamental de atribución porque está muy en auge.
      En una tergiversación de la meritocracia, hemos pasado del éxito para quienes lo merecen, a los que tienen éxito se lo merecen, y los que no tienen éxito se lo merecen también.
      Un paso que nos ha llevado de ser unos infortunados a ser unos perdedores, y merecerlo.
      Michel

  4. de que se trata? ejemplo…el malo que en este caso es el preso pasa a ser el sufrido y queda como bueno ante el comportamiento de carcelero,que en este casoes es el bueno pero se comporta como el malo….yo creeo que es algo mas que las sircustancias o el comportamiento,todo depende del cristal con que se mira…de que lado estas y como miras las cosas….

  5. Hola Juan, como siempre excelente el articulo y la reflexion sobre el tema.
    A proposito del experimento en la Universidad de Stanford, recomiendo la pelicula Das Experiment (El experimento), una película alemana del director Oliver Hirschbiegel rodada en 2001, está basada en la novela de Mario Giordano, que a su vez se inspira en este experimento.

  6. Pingback: Experimentos de psicología social que te fliparán

  7. Pingback: El experimento (2001), d’Oliver Hirschbiegel « pàgina de filosofia

  8. Pingback: Obediencia a la autoridad: Stanley Milgram | estimulando.es

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s